jueves 24/9/20

Somacyl reclama más de medio millón a Villaquilambre por desestimar la planta de biomasa

El PSOE exige que ese pago no tenga que ser asumido por los vecinos
Somacyl reclama más de medio millón a Villaquilambre por desestimar la planta de biomasa

El Somacyl reclama 525.664 Euros al Ayuntamiento de Villaquilambre en concepto de restitución de los gastos soportados por la sociedad pública, dependiente de la Junta, en relación al proyecto de la Planta de Biomasa, según confirmó ayer el grupo municipal socialista en un comunicado.

Desde esta agrupación vienen reclamando «conocer la letra pequeña y el coste real del pacto que llevó a la alcaldía a Manuel García». «Ya sabemos —continúa el esctito de los socialistas—, a pesar de que el PP ha intentado ocultarlo, que los vecinos de Villaquilambre tendrán que asumir los más de 500.000 euros» que la sociedad pública reclama al Ayuntamiento.

El PSOE subraya que Manuel García, actual regidor, «fue en su día uno de los artífices de la llegada del proyecto de la Biomasa a Villaquilambre, llegando a afirmar en los medios de comunicación que se trataba de un proyecto inmaculado, que cumplía con todos los parámetros legales». Años más tarde, «olvidando sus alabanzas al proyecto y solo por recuperar el sillón de la alcaldía decidió pedir la renuncia del proyecto. Hoy ya sabemos que el coste de ese pacto lo tendrán que afrontar los bolsillos de los vecinos y vecinas del municipio».

La cantidad reclamada por el Somacyl «equivale al mantenimiento, durante varios años, de servicios públicos municipales de la importancia de las guarderías y los servicios sociales dirigidos a la población más vulnerable». El Partido Socialista exige al resto de grupos políticos del equipo de gobierno, «ante el flagrante incumplimiento del pacto que firmaron», que velen por los intereses de todos y cada uno de los vecinos de Villaquilambre.

La renuncia a un proyecto de 18 millones de euros que iba a generar media docena de puestos de trabajo, pero contestado por una parte de los vecinos, daba un margen de medio año para desterrar la idea de la biomasa en la zona. Por eso, el cuatripartito (PP, UPL, Cs y Vive) remitió una carta al consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en la que urgían que informe de los trámites o pasos realizados para la adopción de las medidas para que la sociedad pública de infraestructuras y medio ambiente renunciara a la ejecución de la planta de biomasa prevista en Navatejera. En la misiva remarcaban que el acuerdo se basaba en un compromiso firmado por el propio presidente de la Junta para adoptar las medidas precisas que llevaran a Somacyl a renunciar a la ejecución prevista en Nava o en cualquier otra ubicación en el término municipal de Villaquilambre. Por ello inferían que «la Junta llevará a puro y debido efecto ese compromiso».

El equipo de Gobierno acompañó esa carta a Fomento con el texto de la moción que aprobó el pleno municipal el 1 de julio del pasado año sobre el cierre de la planta de biomasa. Una iniciativa justificada en «la innegable oposición e inquietud social» que había generado en el municipio» (más de 3.000 alegaciones).

Somacyl reclama más de medio millón a Villaquilambre por desestimar la planta de biomasa