domingo 17/10/21
La salida de una deuda histórica

El soterramiento se estrena sin que se abra el pasillo peatonal ni se dé solución a la valla

El Adif compromete «reuniones» con el Ayuntamiento para decidir qué se hace ahora con los terrenos liberados
Los viajeros del Alvia Gijón-Madrid, en el andén. J. CASARES

León ya deja pasar los trenes, pero todavía no sabe qué se hará con el espacio liberado en superficie, ni cuándo se abrirá el pasillo peatonal. La apertura de los andenes bajo rasante devolvió ayer la normalidad circulatoria de los tránsitos hacia Asturias y Galicia que fueron interrumpidos en marzo de 2011, cuando se abrió la estación provisional —que al final se ha convertido en definitiva—, se suprimió el paso a nivel del Crucero y se prolongó Ordoño II. Entonces, se fijó un horizonte de apertura para 2014 dentro de una nueva terminal que al final que no se hizo y una integración de más de 2,6 kilómetros que, tras el recorte aprobado en 2015, ha quedado en poco más de 1,2 kilómetros, con apenas 585 de soterramiento efectivo. En este escenario, con los pasajeros del Alvia proveniente del Principado y con destino Madrid como figurantes, la presidenta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), María Luisa Domínguez, reconoció ayer que ahora se pondrán a «trabajar de inmediato con el Ayuntamiento para ver qué se puede ir haciendo para adelantar las siguientes fases que quedan pendientes». «Tenemos que trabajar en eso», aseveró, delante de la valla que encañona el pasillo ferroviario y deja fuera un erial de cerca de 50.000 metros cuadrados de suelo en el que el alcalde, José Antonio Diez, le reclamó que aporte «una solución para su uso y disfrute, en tanto en cuanto no se desarrolle» el sector de suelo urbanístico, cuyas plusvalías le corresponden al organismo estatal.

La venta de los suelos, que se estima que superarán con creces los 49,27 millones de euros que ayer Adif se jactó de haber «financiado íntegramente» para la ejecución del soterramiento hasta ahora, queda aparcada, pero «las reuniones técnicas» servirán para definir cómo se habilita aunque sea de manera provisional para contar con un espacio de aparcamientos y de zonas verdes con el que «dignificar y lograr la permeabilidad con los barrios del oeste», como insistió Diez en su discurso. «Hoy es un día importante por lo que hemos hecho y por lo que hemos quedado que vamos a hacer», detalló el alcalde a la espera de los primeros encuentros técnicos.

La invitación la despachó Domínguez con arreglo al manual. La presidenta de Adif incidió en que «los trabajos de esta entidad» hay que «ir haciéndolos por fases». «En esta se ha resuelto hacer pasante la estación y ponerla en servicio. Ahora, quedan temas administrativos para abrir el paseo. Hay que acodar y convenir con el Ayuntamiento la forma de hacerlo» para regular «su conservación, limpieza y mantenimiento», detalló la responsable del organismo estatal desde el paseo de 10.000 metros cuadrados que permanecerá cerrado. No dio ni una fecha, ni entró siquiera en las consideraciones que luego aclaró su gabinete de comunicación en una nota en la que detallaba que para que el consistorio «obtenga definitivamente la propiedad de las superficies de estos viales de uso público, así como para que se complete y mejore la integración en la ciudad del resto de los suelos liberados del servicio ferroviario, será necesario que tramite y apruebe una modificación del planeamiento urbanístico de este ámbito, el denominado Prat (Plan Regional de Ámbito Territorial), aprobado en el año 2010 por la Junta»; el mismo Prat en el que se asentaba el proyecto de integración de 2006, anulado por el Gobierno del PP en 2015 tras cuestionar que se pudiera pagar con las plusvalías los más de 385 millones estimados, y que incumple por completo el soterramiento ejecutado ahora.


Los viajeros del Alvia Gijón-Madrid, en el andén. J. CASARES
El pasillo suma once lucernarios. MARCIANO PÉREZ

El soterramiento se estrena sin que se abra el pasillo peatonal ni se dé solución a la...