jueves 2/12/21
Otro reconocimiento

«Soy el docente de las TIC: ternura, interés y cariño»

Manu Velasco, maestro en el Santa Teresa, gana el Premio Magisterio por fusionar las nuevas tecnologías con su vocación educativa.
Manu Velasco muestra en la tableta uno de sus blogs. MARCIANO PÉREZ

A. Calvo | León

Manu Velasco es maestro en el colegio Santa Teresa de León, pero su voz calmada y didáctica se escucha más allá de la provincia y también en América Latina. Manu Velasco apuesta por introducir en el aula las TIC, las Tecnologías de la Información y la Comunicación, pero «también, las otras TIC: Ternura, Interés y Cariño», como él mismo matiza. Precisamente, es la combinación de las dos TIC la que le ha llevado a alzarse con el premio Magisterio, que reconoce su capacidad para «fusionar su vocación con el contexto que atraviesa la educación, empleando todas las posibilidades que ofrecen las TIC y fomentando su uso en el aula», a lo que añaden algo en lo que el docente leonés siempre remarca como uno de sus planteamientos educativos: «Fomentar la autonomía en los alumnos».

Fuera del aula, el joven maestro también dedica su tiempo a formar a otros profesores para conseguir una educación adaptada al presente y preparada para el futuro, porque «los docentes tocamos vidas para siempre, escribimos y dejamos huellas en los corazones de nuestros alumnos». Aprovechando los fines de semana y robando horas al reloj, Manu Velasco ofrece charlas y conferencias (el viernes estará en Madrid, el sábado en Barcelona...) para hacer extensiva esa pasión que él siente por la educación y por sus alumnos, en los que quiere desarrollar «la resilencia y la capacidad de tener agallas, para que puedan resurgir y recuperarse tras un revés».

Charlas y conferencias

Defensor del uso de las TIC en el aula, Manu Velasco precisa que en «educación, quien marca la pauta siempre debe ser la pedagogía, nunca la tecnología», porque matiza que los docentes deben «ser conscientes de que existe tecnología para todo, pero no para todos». En su blog ‘Ayuda para maestros’ muestra a otros docentes nuevas técnicas o materiales para trabajar con las nuevas tecnologías en clase, además de artículos, consejos o información sobre cursos. A través del Centro de Formación del Profesorado e Innovación Educativa de León también da charlas y cursos en la provincia para sus compañeros y es un docente activo en los grupos de innovación educativa.

Un apasionado de su trabajo, de la docencia, de inculcar a los más pequeños la pasión por aprender y por ser capaces de cualquier cosa por ellos mismos, Manu Velasco, se considera un «maestro con los pies en la tierra y la cabeza en las estrellas», al que le llueven los premios y los reconocimientos. En su haber, además del Premio Magisterio que recogerá el 22 de noviembre en Caixa Forum Madrid. Premio Espiral; Mejor Blog de Elearning de España y Latinoamérica; Premio Educa; Premio La Eduteca, segundo mejor docente de España, premio Maestro Ejemplar de Escuelas Católicas de Castilla y León, además de ser Embajador del Talento de la Fundación Promete, son algunos de los reconocimientos de este docente leonés.

Un jurado de expertos es el que elige, cada año, a los ganadores de los Premios Magisterio a los protagonistas de la Educación 2018, que reconocen a organizaciones, profesionales y empresas que a través de su trabajo estén contribuyendo al desarrollo educativo en el mundo. Junto con Manu Velasco, recogerán este año su galardón Máster Chef Junior, la Editorial Narcea, Asociación Educación Abierta, el proyecto de formación 4.0 de la Cámara de Comercio o el doctor en Biología y profesor de genética en la Universidad de Barcelona, además de la Fundación Conocimiento y Desarrollo, Gatsby Foundation, y Escola Nova 21.

Pacto de Estado

«Ahora que algunos políticos se ponen a hablar de leyes educativas, me atrevo a sugerir una,. la Lerece: Ley de Educación que Realmente Escuche a la Comunidad Educativa», plantea el docente leonés de cara a un futuro pacto de Estado. Pero Manu Velasco va más allá, porque es verdaderamente consciente que los alumnos se fijan en sus docentes y en los adultos que les rodean y por eso mismo precisa que «no hay asignatura de la que más aprendan nuestros alumnos que aquella que se llama Ejemplo; enseñamos más con una vez que hagamos que con veinte que digamos».

«Soy el docente de las TIC: ternura, interés y cariño»