miércoles 21.08.2019

Tacones cercanos

El empresario leonés Andrés Ferreras dirige desde hace 21 años Masaltos, una empresa especializada en zapatos con alzas que ayudan a incrementar hasta 7 centímetros de estatura. Entre los partidarios de este calzado se encuentran estrellas del cine, cantantes de éxito y ex presidentes del gobierno.
El equipo de Masaltos envía pedidos a todo el mundo.
El equipo de Masaltos envía pedidos a todo el mundo.

Ellas lo tienen fácil. Si quieren parecer un poco más altas, solo tienen que enfundarse en unos zapatos de tacón para crecer varios centímetros. Pero, ¿qué pasa con ellos? La respuesta es exactamente la misma. Eso sí, la manera de hacerlo es un poco más disimulada. Todos aquellos hombres acomplejados por su baja estatura ya no tienen por qué estarlo, gracias a empresas especializadas en calzado masculino con alzas en el interior, las cuales ayudan a incrementar la estatura de manera artificial.

Muchos de los clientes que hacen uso de estos zapatos no pasan desapercibidos por la sociedad. Presidentes del gobierno, cantantes, estrellas de Hollywood, presentadores de televisión y diseñadores de prestigio no han logrado resistirse a «crecer» varios centímetros gracias al calzado con alzas. Algunos de estos clientes son el ex presidente francés Nicolas Sarkozy, la estrella de Hollywood Tom Cruise, el actor Andy García, el ex presidente del gobierno José María Aznar o el mismísimo Antonio Banderas. Silvio Berlusconi, Elton John o Karl Lagerfeld son algunas de las celebridades que no se avergüenzan en reconocerse adeptos de este milagroso producto. Aunque la mayoría de los personajes públicos que utilizan estos zapatos no se caracterizan por su elevada estatura, el actor Gerard Butler, de 1,88 metros, también ha tenido que recurrir en alguna ocasión a las alzas, ya que su ex novia Madalina Ghenea pasaba del 1,90 con tacones.

Los zapatos llevan una cuña interior. DL

Una de las empresas encargadas de fabricar y comercializar estos zapatos tan especiales es Masaltos.com, fundada por el leonés Andrés Ferreras hace 20 años. «En los años 70 decidí irme a estudiar a Alemania, donde conocí el sistema de este tipo de calzado. En los 90 regresé a España y pensé en introducirlos aquí», nos cuenta Andrés, que define Masaltos como una empresa «familiar y honesta» con productos de una «calidad excelente». A pesar de que Ferreras no confirma ningún nombre famoso de su lista de clientes, debido al compromiso con el anonimato de sus compradores, es un secreto a voces para la población.

Masaltos cuenta con una tienda física en Sevilla, lugar donde Ferreras decidió ubicarla porque es el lugar donde creció. «De pequeño me fui de mi pueblo de León y me vine a Sevilla, donde vivo ahora porque mi mujer es de aquí, y por eso elegimos esta ciudad para implantar la tienda», señala el fundador del negocio. A pesar del éxito del establecimiento, Ferreras no contempla la opción de abrir más tiendas en España, porque gran parte de la demanda procede del extranjero y a mucha gente le avergüenza que la vean entrar a comprar este calzado. Según Ferreras, la empresa envía pedidos a cerca de cien países, y donde más influencia tiene es en territorios de centroeuropa y del continente americano. En la actualidad, se les ha abierto la puerta del mercado japonés, donde han firmado un acuerdo con la empresa ATPC Japan para distribuir en el país nipón sus productos, al igual que hizo recientemente con los conocidos portales de comercio electrónico Rakuten y en la versión británica, francesa, italiana y española de Amazon. Internet es un medio indispensable para Masaltos, fue la segunda empresa andaluza en introducirse y apostar por este medio en los años 90 y Andrés Ferreras resalta que en la actualidad «si no estás en Internet, no existes».

En cuanto al proceso que siguen para fabricar los zapatos, Ferreras señala que tienen que realizar algunas modificaciones «principalmente en la zona trasera, donde se aloja la cuña, que tiene una forma adecuada para que el pie se adapte y no provoque problemas de salud en el cliente». También tienen «clientes con pequeñas dismetrías, que pueden ser de nacimiento o estar motivadas por algún tipo de accidente», señala Ferreras, y añade que en los zapatos que comercializa la diferencia con el calzado ortopédico reside en que a simple vista no se nota que en el interior están modificados. Además, cuentan con una amplia gama de estilos: desde los zapatos más clásicos hasta los más deportivos, pasando por otros más casuales y de vestir.

Una de las prioridades de esta empresa es el anonimato de sus clientes. «Hay casos en los que el hijo no sabe que su padre usa estos zapatos y el padre no sabe que su hijo también los usa», confiesa Ferreras, «nos han ocurrido muchas anécdotas de este tipo».

Por otro lado, Masaltos cuenta con la importante colaboración de Gianni Garzanero, un reconocido empresario italiano de 78 años al que Ferreras define como «un diseñador excepcional de mucho prestigio en Italia». A pesar de que Garzanero ya está jubilado, ha sido el artífice y diseñador de la nueva línea de calzado de la empresa andaluza, una gama de lujo para hombres diseñada con materiales de la mejor calidad, otorgando un acabado excepcional a los productos.

SERGIO LÓPEZ

Tacones cercanos