jueves 26/5/22

La banca cerrará el 70% de las oficinas que quedan en la actualidad antes de 2030. Es la predicción que realiza un informe de JP Morgan, que calcula que por cada avance del 10% en la banca digital se pueden cerrar un 28% de las sucursales físicas existentes.

Según las estimaciones de la entidad, si los clientes digitales crecen un 10% los bancos españoles reducirán un 9% del personal, para ahorrar un 11% de sus costes. Un avance de la digitalización y un cierre de las oficinas físicas en el que irán por delante los grandes bancos, mientras que los de menor tamaño realizarán el ajuste de forma más lenta.

En todo caso la transformación digital es una necesidad de las entidades para mejorar su eficiencia, tanto por las exigencias de los bancos centrales como por la creciente competencia de las fintech. Según el informe, esta competencia hará que las entidades tengan que avanzar en automatización, robótica y análisis predictivo.

El cambio de mentalidad y comportamiento por la pandemia ayuda a este cambio hacia lo digital, pero no evita que en el escenario financiero se realicen más fusiones, lo que acelerará los recortes de costes y, con ellos, el cierre de sucursales.

Una tendencia imparable: los cierres se aceleran en el futuro