miércoles 20/10/21

«Tenemos que dejar de quejarnos y empezar a actuar»

En la segunda parte de El Filandón, Humildad Rodríguez abordó otras cuestiones.

—Desde León se piden inversiones, pero el diagnóstico que se hace es muy pesimista. ¿Por qué se pone siempre el foco en lo que no hay y nos olvidamos de los aspectos positivos que sí pueden atraer proyectos?

—Porque hace falta un cambio de cultura y esos cambios, que se hacen con proyectos, son lentos. Hay que dejar de quejarse y empezar a actuar, viendo qué proyectos pueden ser elegibles, cómo los podemos ejecutar y si puede venir la colaboración público-privada. Las administraciones, la universidad y todo lo demás tienen que estar unidos, remar en la misma dirección. Es un cambio individual que tiene que llevar a un cambio colectivo. Yo podía haberme comprometido con mi provincia o quedarme cómoda con mi vida. Decidí comprometerme. Me arriesgo a que pueda salir o no, pero me comprometo. Nadie va a venir a regalarnos nada.

—¿Ha contactado con algún empresario o grupo de empresarios para desarrollar esos proyectos? ¿Podemos hablar de alguno en concreto?

—No voy a hablar de proyectos concretos en este momento. Se puede hablar en términos generales porque no tengo autorización, pero he hablado con personas que están en la comunidad europea, a nivel nacional y en distintos ámbitos empresariales. También con asociaciones, particulares y colegios profesionales. Hay determinadas cosas que para mí deben ser irrenunciables, que, además, Europa va a mirar. Son la transición digital, la sostenibilidad ambiental y el tema de las infraestructuras y comunicaciones viarias. Los centros logísticos me parecen imprescindibles. León es un cruce de caminos, como una estrella de Jericó con muchas aspas. La zona del Bierzo y ese cruce de caminos es un foco irrenunciable. Ahí entran los ejes de desarrollo del arco atlántico, la León-Bragança, la unión con Asturias y la unión hacia abajo. Me he reunido con representantes políticos para tratar este asunto.

—El plan estratégico tiene un plazo de desarrollo de diez años, que viene determinado por las grandes infraestructuras pendientes, pero qué proyectos podrían llevarse a cabo en el corto plazo.

—El Parque Tecnológico es uno de nuestros puntos fuertes y está un poco olvidado. Hay que potenciar toda la parte de la innovación y toda la investigación que se realiza desde la Universidad debe ir por esa misma línea.

«Tenemos que dejar de quejarnos y empezar a actuar»