martes. 05.07.2022
Control de la Policía Local en Santo Domingo para que se cumpla el toque de queda. FERNANDO OTERO

La Policía Local ha tenido que emplearse a fondo a lo largo de todo el fin de semana para evitar que algunos negocios de hostelería se saltaran las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias. Ha sido un puente de Navidad intenso que terminó ayer con el desalojo, el tercero consecutivo, de otro local en la avenida Joaquín González Vecín por incumplimiento de las medidas relativas al aforo, según informó el Ayuntamiento en una nota de prensa.

Los agentes se personaron en el establecimiento sobre las 20.10 horas y se encontraron un total de 46 clientes, número que rebasaba el porcentaje establecido en la normativa. La Policía Local procedió al desalojo parcial y se tramitaron denuncias por consumo de tabaco, exceso de aforo, incumplimiento de medidas de distancia de seguridad y por tener retirados los extintores.

Conducta incívica

También actuaron en un local del entorno de la plaza Mayor que servía alcohol a menores

Por otra parte, también se requirió a los efectivos municipales en la confluencia de varios establecimientos ubicados en la Plaza Mayor, calle Plegarias y Zapaterías a las 19.20 horas. La policía comprobó que en el último de los bares se estaba sirviendo alcohol a menores tanto en el interior como en el exterior, por lo que se tramitaron once sanciones.

Asimismo, también se propuso para una multa al propietario por proporcionar las bebidas y por exceso de aforo del local, ya que solo podían permanecer en el interior 10 personas y se encontraron a 15. Además uno de los clientes increpó a los agentes y al persistir en su conducta se le propuso para sanción por falta de respeto.

Fin de semana intenso

Los agentes desalojaron varias fiestas en las que se permitía el consumo en barra sin mascarilla

Esta actuación se suma a las que se llevaron a cabo durante el día de Nochebuena y Navidad. El mismo jueves la Policía Local tuvo que desalojar a última hora un bar musical de la calle Varillas por incumplir las medidas de contención relativas al aforo, fijado en un tercio de la capacidad real. Había dentro del local 72 personas que bailaban sin mascarilla y consumían en la barra, algo que está totalmente prohibido. Solo podían estar treinta.

Además, al día siguiente, los agentes tuvieron que realizar una intervención similar en un pub de la calle Caño Badillo que también sobrepasó el aforo. Consumían en la barra, muchos no llevaban mascarilla y tampoco había ventilación, según informaron desde el consistorio.

Esa misma jornada, la policía municipal propuso para sanción al dueño de un establecimiento de la calle Fray Luis de León que daba cenas a medianoche, aunque tenía la puerta cerrada. Igualmente los agentes pasaron al ayuntamiento el día de Navidad la revocación de la terraza autorizada a un bar musical de la plaza Mayor por incumplimiento «reiterado» de los protocolos de seguridad para prevenir contagios mientras continúe activa la pandemia.

A mayores, se tramitaron el sábado seis denuncias por no usar mascarilla y por estar en la calle fuera del horario establecido en el toque de queda, que fija las diez de la noche como tope para llegar a casa.

Tercer desalojo seguido por exceso de aforo en un pub