jueves 21/10/21
El mercado laboral agoniza

La tercera ola destruye 2.400 empleos y empuja al paro a otros 4.100 leoneses

La provincia tiene, con el 49,04%, la segunda tasa de actividad más baja del país, solo por detrás de Orense
dl30p6g1

La tercera ola de la pandemia llevó al paro a otros 4.100 leoneses solo en el primer trimestre de 2021, en el que, además, se destruyeron 2.400 puestos de trabajo. Desde el confinamiento del año pasado, la provincia ha perdido 7.900 activos y 4.500 ocupados. Su mercado laboral es uno de los más frágiles de España. Apenas hay industria y la sangría demográfica y el envejecimiento de la población dejan ya más pensionistas y desempleados que personas con un contrato laboral en vigor.

La Encuesta de Población Activa que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística arroja un balance desolador tras más de un año de restricciones. León tiene 27.300 parados, lo que sitúa la tasa de desempleo en el 14,12%, la tercera más alta de la Comunidad, solo por detrás de Ávila (15,81%) y Salamanca (16,24%). No obstante hay 3.500 desempleados menos que en el mismo trimestre del ejercicio anterior, aunque ese recorte responde, sobre todo, a que más de la mitad de la población no está en disposición de trabajar.

Retroceso

Desde el confinamiento de hace un año, León ha perdido 7.900 activos y 4.500 ocupados

De hecho, uno de los indicadores más preocupantes que muestra la EPA es el de la tasa de actividad. León, con el 49,04%, registra la segunda más baja del país, solo por detrás de Orense (47,86%). Únicamente hay 193.700 personas mayores de 16 años que pueden incorporarse al mercado laboral. En el otro lado de la balanza pesan los 201.200 inactivos, 5.500 más que en el mismo periodo de 2020. Casi la mitad son jubilados (99.100). Si se añaden los que cobran una prestación por incapacidad permanente o los que sobreviven solo de los ingresos que perciben del Estado el desequilibrio es más que evidente. Basta con enfrentar los 140.488 pensionistas y los 27.300 parados con los 166.300 ocupados de la provincia.

A la cola

Hay 27.300 parados, lo que sitúa la tasa de desempleo en el 14,12%, por delante solo de Ávila y Salamanca

En cuanto a la distribución por áreas de actividad, el sector servicios es el que más leoneses emplea, con 139.400 activos, 1.100 más respecto al año anterior. La industria, con 20.700, tiene también un peso importante, aunque ha destruido en el último trimestre 2.600 empleos. Mejor comportamiento tuvo la construcción, que pudo recuperarse algo hasta llegar a 13.000 activos, 300 más que en diciembre. De la agricultura viven otros 6.900 trabajadores, frente a los 6.200 que anotó la EPA anterior.

Vulnerables

La estadística no incluye como desempleados a los 7.344 leoneses que estaban en un Erte en marzo

No obstante, esta estadística excluye a los 7.344 leoneses que estaban en un Erte a finales de marzo. Ni pondera los más de 4.000 autónomos que cobrarán en mayo el cese de actividad porque su facturación ha caído por encima del 75%. Además hay en la provincia otros 2.501 hogares que perciben el Ingreso Mínimo Vital y 2.161 que lo habían pedido en marzo pero a los que todavía no han contestado, según se desprende del último balance que hizo al respecto la Seguridad Social. Con este panorama, la Federación Leonesa de Empresarios señaló tras conocer la última EPA que la situación del mercado laboral «sigue siendo muy complicada debido a la elevada destrucción de empleos derivada de las continuas restricciones a la actividad por el impacto de la covid-19». En un comunicado, la patronal apuntó que «las medidas adoptadas para salvaguardar el empleo y el tejido empresarial están resultando insuficientes». Si bien, recordaron que los ertes «han ayudado» a mitigar los efectos de la pandemia, aunque piden «más apoyo» para garantizar a corto plazo la supervivencia de las empresas.

Mientras, el Círculo Empresarial Leonés reconoció que la Encuesta de Población Activa deja «una foto amarga» en León, con desplomes generalizados de prácticamente todos los indicadores.

Reclamaron a las administraciones públicas que «implementen medidas que corrijan los graves desequilibrios que atenazan a la provincia, el primero de ellos la constante y dramática pérdida de población, y que faciliten la actividad económica y emprendedora que es la única que puede generar empleo».

La tercera ola destruye 2.400 empleos y empuja al paro a otros 4.100 leoneses