domingo. 04.12.2022

Lo pidieron desde las filas del Partido Socialista y desde las del PP y así se produjo. Por primera vez en mucho tiempo todas las decisiones importantes del Consejo de Administración de Caja España tuvieron una votación secreta. En secreto se decidió elevar a definitiva proponer a Santos Llamas para presidir la entidad resultante de la fusión entre Caja España y Caja Duero; también en secreto se aprobó la jubilación millonaria -”1,3 millones de euros-” del todavía director general de la entidad leonesa, José Ignacio Lagartos; y también en votación secreta se dio el visto bueno a la consolidación de todas las variables del director general adjunto de Caja España, Javier Ajenjo.

Lo curioso, además, del secretismo en el voto, fue el resultado de las mismas, ya que ninguna de ellas recibió el voto favorable de los 17 miembros del Consejo de Administración. Así, Llamas precisó del suyo propio para sacar adelante su propuesta de candidatura a la presidencia, toda vez que todo el PP -”salvo Javier García-Prieto que se abstuvo, aunque se computó como un no-” votó en contra; algo parecido sucedió con Javier Ajenjo, cuya consolidación de variables recibió siete votos en contra. Quien menos votos contrarios recibió, siempre según las fuentes a las que ha tenido acceso este periódico, fue Lagartos y su indemnización millonaria, a la que se opusieron cinco consejeros.

Todas las votaciones del Consejo de Administración fueron secretas
Comentarios