martes 19/1/21

«Todos los alumnos estarán a metro y medio, sin excepciones»

El nuevo director provincial de Educación, Javier Álvarez Peón, en un centro de Laciana. DL
El nuevo director provincial de Educación, Javier Álvarez Peón, en un centro de Laciana. DL

A Javier Álvarez Peón, director provincial de Educación, le ha tocado lidiar con el inicio del curso más complicado de las últimas décadas. Lleva pocos días en el cargo, pero apenas ha tenido descanso. El miércoles volvieron a las aulas 30.000 alumnos de Infantil y Primaria. Y el martes regresarán otros tantos de Secundaria y Bachillerato. Mascarillas, distancia de seguridad, gel hidroalcohólico, grupos burbuja... La pandemia lo ha cambiado todo.

—¿Cómo ha empezado el curso en León?

—Con relativa normalidad, aunque ha sido, desde luego, muy complicado organizarlo todo. Las ganas de volver eran enormes, pero también había mucha preocupación. Como director provincial podíamos haber hecho alguna cosa mejor, pero francamente estoy orgulloso de toda la gente que trabaja en Educación.

—¿Qué le diría a esas familias que se plantean, incluso, que sus hijos no vayan a clase el lunes?

—Las familias, en su mayoría, confían en que se han hecho bien las cosas. La gente ve que se puede ir al colegio con seguridad, que todo está bien organizado y que el contacto con los profesores y los equipos directivos casi se ha normalizado. Era muy importante que empezaran las clases y ese problema ya lo hemos superado. Se ha recuperado la serenidad y estoy satisfecho.

—Pero hay centros que todavía no están preparados. ¿Puede haber algún caso puntual en el que se retrasen las clases?

—El curso empieza el día 14 para todos. Si que habrá cierta flexibilidad a la hora de la organización. No vamos a pedir que los horarios tengan que estar perfectos el primer día porque en determinados casos quizá resulte imposible.

—¿Garantiza el metro y medio entre alumnos?

—Ayer mismo —por el jueves— tuve una reunión con los directores y en ella se dejo muy claro que la distancia de seguridad es una condición ineludible. Los colegios e institutos han tenido que reorganizarse de forma muy rápida y han hecho un gran esfuerzo. El metro y medio es un imperativo de salud pública, de obligado cumplimiento. No se permiten excepciones.

—¿Cuántos profesores de refuerzo llegarán a León?

—Todavía estamos matizando este asunto. Pueden decir que improvisamos, pero no es así porque es una operación muy complicada. Hay que adecuar espacios, fijar horarios, desdoblar grupos... Tenemos que ajustar mucho y motivar perfectamente lo que hacemos porque implica un gasto.

—¿Hay tensión entre los equipos directivos y la dirección provincial?

—Es cierto que hay algo de polémica —en relación al Ordoño II—, pero hemos ofrecido nuestro apoyo al equipo directivo para ayudarles en la medida de lo posible. No puedo decir otra cosa. Estamos colaborando en la organización, pero no se puede aplazar el curso cinco días porque tendría efectos indeseables en el alumno. No hay fecha para recuperar las jornadas perdidas. Se puede ser flexible, como ha pasado otros años. Si vemos que un centro está desbordado, intentamos ayudarle, pero el curso tiene que comenzar el día 14 para todos.

—¿Por qué no se han hecho los test serológicos a todos los maestros y profesores?

—Es una operación compleja y como sabemos esos retrasos se están dando en muchos sitios. Estamos trabajando laboriosamente en este asunto.

«Todos los alumnos estarán a metro y medio, sin excepciones»