lunes 24/1/22

Los trabajadores del Instituto de Biotecnología de León exigieron ayer, a través de un comunicado, que todas las administraciones interpeladas en sus obligaciones con el desarrollo económico y social de la provincia de León comiencen a trabajar con «celeridad y urgencia» en la solución definitiva del concurso de acreedores.

Así, según informó el sindicato de Enseñanza de CC OO, reivindican un marco jurídico y organizativo que dé continuidad a la senda de trabajo iniciada hace tres décadas por este centro de investigación.

«Exigimos a la Diputación de León, a la Universidad de León y a la Junta de Castilla y León que trabajen conjuntamente y aporten, desde el ámbito de sus competencias y responsabilidades, una vía de futuro para Inbiotec», indicaron los representantes de la plantilla tras la reunión mantenida con la consejera de Empleo, Ana Carlota Amigo, quien les propuso una prórroga de quince días para negociar el ERE. Ayer era el último día del periodo de consultas, aunque todas las partes aceptaron esa ampliación mientras se busca la fórmula que garantice la continuidad del centro.

Tanto la empresa como los propios investigadores valoraron la necesidad de explorar las nuevas opciones que se abren para el futuro del Inbiotec y dar tiempo a que estas puedan concretarse y hacerse efectivas. De momento no hay ninguna propuesta concreta de calado que por sí sola devuelva a la vida al centro de investigación, pero el movimiento de la Junta debería preceder a la implicación del resto de instituciones que tienen competencia en este asunto. La Diputación había comprometido 100.000 euros que nunca llegaron por problemas burocráticos y la Universidad es, además de parte de la sociedad que lo gestiona, su principal acreedor.

Los trabajadores reclaman celeridad y apoyo institucional
Comentarios