miércoles. 17.08.2022

El sistema sanitario era un traje demasiado ajustado antes de que la pandemia lo pusiera de relieve dolorosamente. Los sanitarios venían de sufrir pérdidas de salario, aumento de jornada laboral, bajas sin cubrir, además de una temporalidad y precariedad que ya constituían una enfermedad crónica. Solo la mitad de los doctores tienen plaza en propiedad. De los que no, una cuarta parte firma contratos de menos de seis meses. Y 4 de cada 10 llevan en esa situación más de 11 años. Son datos de la Encuesta sobre la Situación de la Profesión Médica. Casi todos (82%) creen que no trabajan en condiciones adecuadas. Y la mayoría (55%) se sienten emocionalmente agotados. El relevo se complica más con los médicos de cabecera, que aquí luchan por un trabajo racional con al menos diez minutos por paciente y en otros países como Suecia, además de disponer de mayores sueldos, ven 22 minutos a los enfermos.

Un traje «muy ajustado»