viernes 27/5/22

Otro dolor de cabeza para el municipio es la inconclusa integración ferroviaria con León, que empezó a tejerse en 2009 con un planteamiento de Feve de sustituir la línea León-Guardo con un tranvía. Un tren ligero que iba a cubrir en 2011 los 90 kilómetros que separaban ambas localidades para ahorrar 52 millones de euros desechando el soterramiento en la ciudad al apostar por este metro en superficie para acceder a la trama urbana. Las obras se iniciaron y se atascaron en La Asunción, punto desde donde parten y llegan desde entonces los trenes de la montaña a la entrada dela capital tras cerrarse la estación de Matallana en el centro de León. A partir de ahí, la conexión por ferrocarril se termina y si se quieren superar esos 1,9 kilómetros con transporte público pasa necesariamente por coger un autobús.

El tranvía y la integración