viernes 22/10/21

Tratado sobre desarrollo e igualdad de oportunidades

Casi una tercera parte de los kilómetros de vías de alta capacidad de León es sistema de pago por circular. La León-Astorga suma 38 kilómetros de peaje que se extienden por un trecho clave para el desarrollo de la provincia de León. Un tramo clave para la vertebración del territorio, al que el diezmo impide vertebrarse. Así es que el León que trata de desarrollarse circula por la Nacional 120, que llega a convertirse en un embutido diario de vehículos en busca de una salida para el negocio que desenvuelven. Doble sentido de circulación en vez de una autopista que se mantiene por debajo de los ratios medios de ocupación previstos para los que fue concebida. Hubo una alternativa que llegó a tomar cuerpo en forma de acuerdo por el anterior Gobierno de España, que dejó allanada el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, con el consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y que quedó a las puertas de su aplicación y desarrollo mediante un convenio con la concesionaria y la aplicación del reglamento por parte de la DGT. Del desvío de camiones a la autopista, con bonificación de hasta el 75% incluida, no se supo más desde que el PSOE llegó a la Moncloa tras la moción de censura a Rajoy en junio de 2018. En un pasillo paralelo, se alcanzan a ver a diario los vehículos del León que trata de prosperar sometido por una carreteras repleta de trabas para la circulación. Incluida la densidad de tráfico, y la alternativa del pago. La España de las dos velocidades se encuentra en el corredor central de León.

Tratado sobre desarrollo e igualdad de oportunidades