jueves. 01.12.2022
Las traviesas, amontonadas en las proximidades de la estación. DL

El oeste de la capital leonesa va a sufrir una renovación notable derivada de la intervención sobre la traza ferroviaria, que en esencia supone deprimir las vías y a acabar con una brecha que ha condicionado el desarrollo urbanístico de la ciudad desde hace más de un siglo y medio.

1,14 kilómetros de nuevos viales a uno y otro lado de la estación pasante, entre los que el soterramiento completo suma 585 metros, por los que se extenderán andenes subterráneos y vías.

Las traviesas que van a amueblar las arterias ferroviarias ya han llegado a los aledaños de la estación. Ese paso subterráneo se va nutrir con travesaños sujetos sobre placa; por eso su volumen es más reducido que las bibloque que se emplean en superficie. 

Llegan a León las traviesas de la estación pasante