sábado. 02.07.2022
EL CRIMEN DE LA PRESIDENTA DE LA DIPUTACIÓN EN LA PASARELA DEL RÍO

Triana y su madre, detenidas por el crimen de Carrasco, tenían una larga relación personal y política con ella

En el interior del vehículo de las dos detenidas, los agentes encontraron la gorra y los guantes que se utilizaron en el crimen pero no el arma homicida.
Isabel Carrasco con una de las dos detenidas por su muerte, Montserrat Triana Martínez González, en la presentación de un plan de la institución

Tres disparos acabaron hoy con la vida con la mujer más poderosa de León durante la última década y paralizaron la campaña de las elecciones europeas en un suceso en el que las incógnitas siguen siendo mucho más que las certezas, empezando por la identidad de la pistolera. La presidenta de la Diputación y del PP de León, Isabel Carrasco, de 59 años, cayó fulminada tras ser acribillada a bocajarro. Dos mujeres, la esposa, de 55 años, y la hija, de 35, de un inspector jefe de la Policía Nacional en la localidad leonesa de Astorga fueron detenidas solo minutos después del crimen. Un asesinato a sangre fría que el Ministerio del Interior se apresuró a calificar de "venganza personal" por un despido "muy reciente" que, sin embargo, se había producido hace tres años.

Empezando por las certezas. Los hechos tuvieron lugar a las 17:19 horas, cuando Carrasco se dirigía a pie desde su casa a la sede del PP en León, en la cercana Avenida Reyes Leoneses, para desde allí viajar a Valladolid con el resto de la comitiva popular local, que tenía previsto asistir al mitin que iba a dar a partir de las 20.00 horas Mariano Rajoy.

Cuando la presidenta justo se encontraba en la mitad de la pasarela peatonal que une la zona de La Condesa con el Paseo de Salamanca, sobre el río Bernesga, fue abordada por su asesina, que le descerrajó tres tiros, dos de ellos mortales, a poca distancia. Luego la pistolera salió a la carrera y huyó en un deportivo Mercedes de color gris.

Todos los hechos fueron presenciados por un policía nacional jubilado quien no dudó en reconocer a la presunta homicida como familiar del mando policial de Astorga. La primera detenida fue la esposa del funcionario.

Fue perseguida por varias dotaciones por el centro de la ciudad, hasta que fue acorralada en las cercanías de la Gran Vía de San Marcos, frente a la sede de Comisiones Obreras y muy cerca de la delegación de Hacienda. En esa sede fue retenida por los agentes, que poco después capturaron en las inmediaciones a su hija, Montserrat Triana Martínez González.

En el interior del vehículo, los agentes encontraron la gorra y los guantes que se utilizaron pero no el arma homicida. Y aquí empiezan las sombras del caso. El inspector jefe de Astorga, Pablo Antonio Martínez, jefe de la comisaría de Astorga desde diciembre de 2003 comunicó de inmediato a sus mandos que su arma reglamentaria no había desaparecido, aunque el calibre de la pistola con la que se disparó a Carrasco coincide con el que usan las fuerzas de seguridad
Además, desde el primer momento, fuentes oficiales del Ministerio del Interior aseguraron que el móvil del asesinato era que Martínez, ingeniera de Telecomunicaciones, fue despedida recientemente de la Diputación de León y el homicidio era una suerte de "venganza personal".

Sin embargo, esto no es cierto. Martínez salió de la institución en mayo de 2011, según consta en el perfil profesional de la detenida colgado en Internet y confirman diversas fuentes de la investigación. La informática, eso sí, mantenía desde su despido constantes litigios con la Diputación.

Solo el año pasado, la institución le intentó notificar en tres ocasiones (en febrero, abril y agosto) una declaración de lesividad. O sea un expediente en el que la Administración considera que la actuación de la ingeniera había sido lesiva para los intereses públicos.

Pero hay más. Mandos policiales, explicaron que la familia Martínez tenía "larga relación personal y política" con la asesinada. La propia Montserrat Triana Martínez González era afiliada del Partido Popular que presidía Carrasco y en 2007 fue como número 7 en las listas de los populares en Astorga en las elecciones municipales de aquel año. Precisamente, la ingeniera empezó a trabajar para la diputación en enero de 2007, solo cuatro meses antes de los comicios. En aquellas elecciones el PP obtuvo seis concejales por lo que continuó con su trabajo en la Diputación. Sin embargo, la dimisión de un concejal de Astorga en marzo de 2011 le permitió ser edil del PP durante los dos meses que quedaban de mandato. Aunque hasta entonces Martínez González solo había trabajado en energía eólica, en los cuatro años y cinco meses que estuvo en la Diputación de León pasó a ocuparse de "asesoramiento" a los ayuntamientos de la provincia en telecomunicaciones, banda Ancha, TDT y temas de sistemas audiovisuales en los consistorios

La comparecencia a última hora de la tarde del delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, no sirvió para arrojar luz. Ruiz admitió que la Policía todavía desconocida quién de las dos mujeres disparó y qué arma se usó para el crimen. El delegado, no obstante, aseguró que la presidenta nunca había recibido amenazas del entorno de la familia Martínez González. El propio director general de la Policía, Ignacio Cosidó, se desplazó hasta la capital leonesa para coordinar las investigaciones sobre este confuso caso.

Triana y su madre, detenidas por el crimen de Carrasco, tenían una larga relación...
Comentarios