martes 12.11.2019

El Tribunal Constitucional desestima el amparo al niño con síndrome de Down

La Corte niega violación de derechos fundamentales en la segregación de Rubén.

Sin entrar en el fondo el Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de amparo presentado por el padre del niño leonés con síndrome de Down, Rubén Calleja Loma, en demanda de una educación inclusiva.

La sala segunda de la sección tercera del Tribunal Constitucional resolvió el pasado 31 de marzo «no admitir a trámite el recurso de amparo con arreglo a lo previsto en el artículo 50.1a de la LOTC dada la «manifiesta inexistencia de violación de un derecho fundamental tutelable en amparo».

Los magsitrados Asua Batarrita, González Rivas y González Trevijano resolvieron, y así se notificó ayer al letrado Juan Rodríguez Zapatero, que no el recurso no reúne las condiciones que establece el artículo 44.1 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, a saber, que «las violaciones de los derechos y libertades fundamentales susceptibles de amparo constitucional que tuvieran su origen inmediato y directo en un acto u omisión de un órgano judicial podrá dar lugar a este recurso».

El artículo estipula cumplir ciertos requisitos como haber agotado la vía judicial, que la violación sea imputable de modo directo o indirecto a una decisión del órgano judicial y que se haya invocado formalmente en el proceso el derecho constitucional vulnerado.

«Es lamentable que ni siquiera haya entrado en el fondo de la cuestión», aseguró Juan Rodríguez Zapatero, letrado de Solcom, asociación para la Solidaridad Comunitaria de las Personas con Diversidad Funcional y Derechos Humanos, que apoya la causa de Rubén.

El caso llegó al Tribunal Constitucional tras dos sentencias desfavorables del juzgado de lo Contencioso número 2 de León y de la sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

La primera demanda se interpuso en León en junio de 2010 tras decidir la Junta de Castilla y León maricular a Rubén Calleja Loma, que está a punto de cumplir 15 años, al colegio de educación especial Sagrado Corazón de León en base a dos dictámenes de los equipos de orientación pedagógica de la Dirección Provincial de Educación.

En el juicio del contencioso en León, la familia tuvo conocimiento de «malos tratos» hacia Rubén por parte del profesor que le rechazó en el centro público donde asistía a clase.

El Tribunal Constitucional desestima el amparo al niño con síndrome de Down