lunes 16/5/22

El turismo nacional abarrota los hoteles en el puente de un verano sin huéspedes extranjeros

El sector hotelero asegura estar «desbordado», no quedan plazas en León y las escasas habitaciones disponibles cuestan 400 euros

El puente del 15 de agosto marca el ecuador del mes más turístico del año y también el de mayor número de desplazamientos por carretera, un movimiento de turistas nacionales —de visita o en ruta— y de leoneses que vuelven a su provincia para celebrar las no fiestas patronales y reunirse con su familia que llenan desde ayer los alojamientos, a pesar de la quinta ola y las limitaciones de horario y aforo de la hostelería. El largo fin de semana —festivo sólo en cinco comunidades autónomas— coincide, sin embargo, con las vacaciones de millones de españoles de ruta por diversos puntos, entre ellos León, bien como destino, o como lugar de paso hacia Galicia o Asturias. Los más de 400 hoteles, hostales y pensiones de la capital y la provincia han conseguido para este puente llenar casi al completo sus más de 13.000 plazas. Una gran afluencia que completa, además, apartamentos turísticos, albergues y casas rurales.

«Estamos desbordados en todo León no se encuentra ya una habitación; es una locura, pero no sólo este puente, sino durante la pasada semana también hemos estado al completo», enfatiza el director de los hoteles Conde Luna y Alfonso V y portavoz de la Unión Hotelera. Manuel García asegura que las únicas habitaciones que quedan en la capital están a precios desorbitados, por encima de los 400 euros.

En remontada
Confía en superar las 208.000 pernoctaciones de agosto de 2020, que el covid desplomó un 48%

«Los hoteles están prácticamente al cien por cien, a pesar de que a principios de mes hubo muchas anulaciones por la imagen que había de que León estaba mal con el covid, con una incidencia alta; ahora ya se va normalizando la situación y los turistas vienen, siempre miran lugares donde estén más seguros», apunta la gerente de la Asociación de Hostelería y Turismo de León, Paula Álvarez.

La tendencia de retrasar al máximo las reservas hasta última hora para comprobar que los destinos son seguros provoca cierta incertidumbre en el sector hotelero a la hora de valorar las previsiones de agosto. «Estamos prácticamente al 100% de ocupación, agosto es esperanzador, tememos con inquietud e incertidumbre al otoño, a que haya otra vez restricciones y otro bajón de turistas», cuenta María Vidal, gerente de Posada Regia, cerrada nueve meses por la pandemia. Reabrió en junio y vivió, como el resto del sector, el desasosiego de julio con menos reservas por el repunte de la quinta ola. El turismo nacional salva la campaña de agosto en León, donde los alojamientos echan de menos a los visitantes internacionales, que casi no llegan al 10% de otros veranos, incluso tampoco vienen los peregrinos internacionales. «No viajan al extranjero, igual que los españoles tampoco lo hacen y por eso hay más turismo nacional que nunca», evidencia. «Compensan unos a los otros», incide también Manuel García.

El turismo nacional abarrota los hoteles en el puente de un verano sin huéspedes...