jueves. 02.02.2023

La Unión General de Trabajadores emitió ayer un comunicado en el que denuncia que el grupo Unicaja ha decidido recortar siete puestos de trabajo en los servicios centrales de Caja España en el Alto del Portillo, «aprovechando el cambio de Prosegur a Securitas».

De acuerdo al comunicado del sindicato, solamente quedan ya cinco vigilantes más tres auxiliares «que no están autorizados por la legislación a desempeñar esas funciones y mucho menos en una entidad bancaria».

La Federación de Servicios de UGT Ha presentado una denuncia en la subdelegación de Gobierno para explicar la situación y que el edificio en el que se encuentra el ordenador central de la entidad y en el que trabajan 280 personas se encuentra en situación practicamente de desprotección.

UGT lamenta que para rentabilizar la operación de Caja España-Duero, Unicaja tenga que destruir empleo. «No deja de ser una ironía», finaliza su comunicado el sindicato en León.

UGT alerta de que Caja España se queda sin vigilantes