domingo 29/11/20

UGT cifra en 60 médicos y 120 enfermeras el refuerzo necesario

«Falta personal para que la campaña de vacunación pueda ser mucho más ágil». Lo afirmó ayer, Alfonso Rodríguez, secretario provincial de Sanidad de UGT, para poner el acento en que la urgencia pasa por reforzar las plantillas de una manera significativa. De hecho, no tuvo reparo en cifrar las necesidades en este sentido. «En cuanto a personal médico hay un déficit de un 10% o algo más de que es su plantilla orgánica que son 388 profesionales en Atención Primaria de León. Estaríamos hablando de que es necesario necesario contratar a 60 más». El sindicalista precisó además que la plantilla orgánica de enfermería la forman actualmente alrededor de 280 profesionales y a su juicio debería ser complementada con otros 120 sanitarios.

A ellos añadió un número importante de administrativos porque el enorme aumento de las consultas telefónicas para evitar gestiones presenciales ha provocado que al personal encargado de este trabajo no pueda aligerar la enorme carga de llamadas que se suceden cada día. «En el centro de salud de José Aguado, por poner un ejemplo, hay cinco personas en administración atendiendo en la cuarta planta las citas tanto presenciales como telefónicas. Deben coger el teléfono y a la vez atender a los que llegan. Así es imposible aligerar las consultas. La saturación se arregla con personal pero hay que contratarlo cuanto antes», dijo convencido.

«Hablamos —precisó Rodríguez— de un déficit estructural porque al incremento de la carga laboral de este año se suma la gente que está de vacaciones o de baja». El responsable sanitario de UGT también criticó el mal funcionamiento de la aplicación informática que ha puesto en marcha la Junta de Castilla y León para concertar una cita sin tener que hacerlo presencialmente o bien por teléfono. «Hay un descontrol importante», sentenció y lo ilustró explicando casos de personas que son citadas a las diez de la mañana y luego las vacunaciones no empiezan hasta las doce del mediodía.

UGT cifra en 60 médicos y 120 enfermeras el refuerzo necesario