miércoles. 08.02.2023

UGT reforzará su estructura en León tras el congreso provincial de abril

El proceso de relevo orgánico abrirá también la reducción y fusión de federaciones.
Manuel Mallo, secretario provincial de UGT León, que optará a la reelección en abril.

La Unión General de Trabajadores habrá completado en tres meses el proceso de renovación orgánica, que se emprende con el relevo de su secretario general, el próximo 12 de marzo. La actividad congresual se expandirá a la estructura territorial ugetista, que tiene reservado en la agenda el 8 de abril para acometer la renovación en la estructura provincial del sindicato, justo una semana después de que resuelva este asunto la ejecutiva autonómica de la organización.

La actividad plebiscitaria que encadena la despedida y relevo de Cándido Méndez (con un año de adelanto sobre la fecha prevista) envuelve esta vez la idea de una transformación mayor, que transciende al cambio o reelección de los cargos ejecutivos y de gestión en toda la configuración territorial de la organización sindical. UGT recuperará el armazón de la ejecutiva provincial tras su congreso de primavera, de tal forma que se enfatice el peso de su configuración en este territorio y devolver parte del protagonismo y gestión que tras el último congreso se perdió en favor de los cauces autonómicos. «Nuestra idea es volver a dotar de poder ejecutivo a las subsecretarías», avanzó el secretario provincial Manuel Mallo sobre las variantes que se prevén introducir en la era sindical que depare la renovación orgánica.

La otra parte novedosa que se avista a partir de abril para la Unión General de Trabajadores es la fusión de federaciones, de tal forma que se adelgazará el armazón sectorial del sindicato hasta reducir a la mitad los epígrafes existentes; no replegar la presencia del sindicato en los distintos órdenes económicos, sociales y productivos en los que tiene referencias. «Se trata de optimizar recursos, reducir el número de federaciones no significa que mermemos nuestras reponsabilidades adquiridas», expone Mallo. La próxima clasificación de las federaciones ugetistas estará ajustada también por un compendio de la representatividad que ostentan en estos momentos, en busca de un equilibrio de afiliación y presencia social del sindicato. Las seis federaciones actuales se convertirán en tres, y la fusión se acometerá de tal suerte que unirá la FSP y la Fete (servicios públicos y enseñanza) en una resultante que se denominará servicios públicos; la unión de la SMC (transportes y comunicaciones) con la FeS (que asumían ahorro, banca o seguridad) formará otra de mayor rango destinada a una federación de servicios; mientras que la tercera reducción por agrupación de federaciones reunirá en una la emblemática MCA (de la metalurgia y construcción) con la Fitag, emergente aún por el crecimiento exponencial de la agroindustria.

Así se pergeña el remozado que prevé afrontar UGT, un sindicato que cuenta con 12.000 afiliados en la provincia leonesa y acaba de romper en el censo del último año la tendencia bajista a la que empujó la crisis los últimos años. El otro handicap notorio al que debe hacer frente el sindicato, la mala imagen que traslada la secuencia de escándalos judiciales que afectan a las siglas en algunos territorios, tiene una respuesta contundente por parte del secretario ugetista en León. «Me niego a permitir que se cuestione la decencia y la entrega de geste que se parte el pecho a diario por los intereses de los trabajadores porque alguien dentro del sindicato no haya actuado de manera como exige esta organización», replica Mallo frente al desgaste y la erosión que ha podido sufrir la integridad sindical en los últimos años.

UGT reforzará su estructura en León tras el congreso provincial de abril
Comentarios