viernes 21/1/22

Evitar la muerte de los delfines, la próxima misión de la Universidad de León

El proyecto del Gobierno, con la Universidad de Gran Canaria, investiga una actividad pesquera ambientalmente sostenible
Un ejemplar de delfín aparecido en una playa de Navia, en Asturias, muerto por las heridas de artes de pesca. CONCEPCIÓN PÉREZ
Un ejemplar de delfín aparecido en una playa de Navia, en Asturias, muerto por las heridas de artes de pesca. CONCEPCIÓN PÉREZ

Generar un protocolo de necropsia de cetáceos para evaluar sanitariamente a los delfines que mueren accidentalmente por la actividad de los barcos pesqueros, realizar un estudio de patologías y anatomía patológica por parte de veterinarios especialistas y establecer en estudios y análisis de laboratorio las consecuencias de la captura accidental de delfines son los tres ejes principales del proyecto en el que participa la Universidad de León (ULE), junto con la de Las Palmas de Gran Canaria. Se trata de un convenio impulsado por la Dirección General de Pesca Sostenible, financiado con fondos Next Generation de la UE, sobre investigación de cetáceos para una pesca ambientalmente sostenible.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación considera necesario «avanzar en el conocimiento del medio marino», sobre todo recopilando datos científicos sobre las capturas accidentales de especies sensibles de cetáceos. Datos que servirán de base para establecer mejores modelos y aplicar nuevas tecnologías que eviten estas muertes, dentro del objetivo de defensa de los ecosistemas hacia la sostenibilidad.

Soporte logístico y de datos

La ULE, según consta en el convenio, es la base para dar soporte logístico al desarrollo de parte de las actuaciones previstas en el norte de España. Así, sus científicos formarán parte del equipo que realizará las necropsias in situ de los cetáceos que, «como consecuencia de la interacción de los buques de pesca españoles con base en las autonomías de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco, resulten muertos».

Además, el Campus leonés será el encargado de recolectar «toda la información que resulte de las acciones a realizar derivadas del convenio, y mantener las bases de datos generadas con toda esta información en repositorios de trabajo alojados en servidores de la ULE».

El equipo leonés que formará parte de este proyecto estará formado por un catedrático que coordinará el proyecto de la realización de necropsias y diagnóstico de laboratorio, un titular de universidad que además procese las muestras, un ayudante de doctor que realice diagnósticos de laboratorio y un predoctoral que colabore en estas labores.

La financiación inicial del proyecto por parte del Ministerio es de 257.875 euros con cargo a los Presupuestos Generales de 2021, de los que 115.000 serán para la ULE y casi 143.000 para la Universidad de Gran Canaria. El resto de la financiación, que se gestionará con cargo a los fondos europeos de recuperación y resiliencia, se aprobará en los sucesivos presupuestos anuales.

La duración inicial del convenio es de tres ejercicios presupuestarios, y su vigencia se extiende hasta el 15 de diciembre de 2023. Sin embargo, el propio convenio recoge que podrá ser prorrogado hasta tres años más.

El objetivo de todo el proyecto de investigación es avanzar en el conocimiento que permita una actividad pesquera que apoye el triple objetivo de la sostenibilidad: ambiental, social y económica, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Comisión de seguimiento

El convenio del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación contempla una comisión de seguimiento que revisará las actuaciones que lleven a cabo las dos universidades, y evaluará los resultados para poner en marcha las medidas que se persiguen con la puesta en marcha de esta investigación.

Evitar la muerte de los delfines, la próxima misión de la Universidad de León
Comentarios