domingo. 27.11.2022
cantaderas
cantaderas
El debate entre el Ayuntamiento y el Cabildo de la Catedral sobre si es foro u oferta la ofrenda anual que hace el pueblo de León tras la intervención de la Virgen de Regla en la batalla de Clavijo, donde la victoria del Reino de León puso fin a la entrega de las cien doncellas a los emires de Córdoba, volvió a quedar en tablas. De nada sirvieron los argumentos que esgrimieron cada uno de los  síndicos, Luis Miguel García Copete, ni el de la Catedral, Mario González, fueron útiles para poner fin a una diatriba histórica. 

Desde el Cabildo, González volvió a reiterar que "el deber es un Dios que no admite ateos" e insistió en que "el pueblo se siente obligado" a realizar la ofrenda porque la intervención divina puso fin a la "sangría" de cien doncellas cada año, que "era una gran gravedad en aquella época cuando había cinco mil leoneses".

Copete, volviendo a la tradición primigenia, en la que además de las frutas el pueblo de León entregaba a los responsables de la Catedral un cuarto de toro, regaló al portavoz del Cabildo cecina de toro además de un cuerno, ya que "¡y un cuerno! es lo que piensas ustedes cada vez que les damos argumentos", en relación al enroque en su postura de los representantes de la IglesIa.

Ni un cuerno arregla la disputa
Comentarios