miércoles. 10.08.2022
undefined
Un eurofigther sobrevuela el espacio aéreo leonés. DL

El Aeródromo Militar de León no descansa. Pese a que los alumnos ya están de vacaciones, los soldados destinados en el torre de control, que se encargan de regular también el tráfico de los aviones civiles del Aeropuerto de León, acaban de dar la orden de salida a un Eurofigther que ha aprovechado las instalaciones leonesas para hacer un receso durante su operación de hoy.

Las pistas militares de La Virgen del Camino son un enclave fundamental para el Ejército del Aire y del Espacio y es habitual que tanto los Eurofigthers como los F-18 de Torrejón recalen en ellas durante sus tareas de protección y vigilancia del espacio aéreo o para repostar y realizar maniobras de despegue y aterrizaje.

Aunque la Academia Básica del Aire es un centro meramente formativo, el coronel director de estas instalaciones es también el responsable del Aeródromo Militar de León, por lo que el Ejército del Aire y del Espacio aprovecha la disponibilidad de las pistas aeroportuarias para entrenar a sus pilotos y poner a pleno rendimiento sus cazas. Unas operaciones que ahora en verano se intercalan con los vuelos comerciales que se realizan desde el Aeropuerto de León, que aunque es de gestión militar, tiene abierto el tráfico a las operaciones civiles. 

Un Eurofigther entre los vuelos civiles