viernes 21/1/22
                      Cabecera de la movilización en la calle durante la huelga de ayer en León. J. CASARES
Cabecera de la movilización en la calle durante la huelga de ayer en León. J. CASARES

Los trabajadores de Unicaja retomaron las protestas en León tras un «retroceso» en las negociaciones por el despido que afectaría a 1.513 personas, 118 en la provincia leonesa, y volver la dirección de la entidad financiera a posiciones «inmovilistas» que hacen imposible el acuerdo.

Los sindicatos y la entidad han estado reunidos a lo largo de toda la jornada del miércoles para tratar de llegar a un principio de acuerdo que permitiese desconvocar la huelga.

Según informaron fuentes sindicales, el banco presentó una propuesta a la mesa negociadora durante la reunión, pero no cumplía con los requisitos mínimos para ser considerada un principio de acuerdo, por lo que las partes siguieron negociando durante la tarde.

Los representantes de los trabajadores presentaron una nueva propuesta conjunta, que aspiraba a que todas las salidas fuesen voluntarias. Los sindicatos pedían que los trabajadores pudiesen acogerse al ERE voluntariamente a partir de los 53 años con un 71% del salario bruto y abono del convenio especial a la Seguridad Social revalorizable.

También planteaban la posibilidad de incluir al colectivo de 50 a 52 años con un 70% del salario fijo y convenio con la Seguridad Social hasta los 63 años y al colectivo menor de 50 años con una indemnización de 45 días por año trabajado y una prima de 1.500 euros por cada tres años de antigüedad, entre otros reclamos.

Tras analizar estas peticiones, el banco ha respondido con una nueva contraoferta que ha vuelto a ser tachada de «totalmente insuficiente» por la representación laboral, al no retirar la forzosidad de las medidas de extinción y movilidad geográfica y seguir «negándose a la homologación». En la concentración de León, el responsable de UGT en la entidad, Alberto Durán, explicó que tras la desconvocatoria de la jornada de huelga de ayer por «los pasos dados por la empresa el pasado martes» la dirección retomó sus posiciones iniciales.

«Mañana viernes estaremos otra vez de huelga, lo mismo que el día 7 hasta que al empresa ponga unas condiciones razonables encima de la mesa para poder llegar a un acuerdo», ha remarcado.

Ha explicado que, en este punto de la negociación, lo que está impidiendo llegar a un acuerdo es la voluntariedad en las medidas a aplicar, tanto de extinción como de movilidad geográfica y que se respeten los derechos en las condiciones laborales.

Según los sindicatos convocantes, el 91 por ciento de la plantilla secundó la movilización. Esta negociación del ERE se lleva a cabo tras la fusión de Unicaja Banco y Liberbank, que supuso la creación del quinto banco del país, con un volumen actual de activos cercanos a los 110.000 millones, más de 4,5 millones de clientes y aproximadamente unas 1.400 oficinas.

La entidad pretende el cierre de 395 oficinas y dar de baja a casi 2.700 empleados dado que a los 1.513 despidos contemplados en el ERE se suman unas 1.200 prejubilaciones, 730 que estaban en excedencia en Liberbank y 437 de la antigua Unicaja Banco con los que se ha alcanzado un acuerdo de forma previa a este conflicto.

Unicaja da marcha atrás en la oferta y los empleados retoman la huelga
Comentarios