sábado 11.07.2020

La Universidad ofrece a las industrias una impresora de 3D única en España

La Unidad de Fabricación e Impresión 3D amplía su oferta para que en León se apueste por innovar.
La Universidad ofrece a las industrias una impresora de 3D única en España

A. Calvo | León

La impresora en 3D Polyjet es la última adquisición de la Unidad de Fabricación e Impresión 3D de la Escuela de Ingenierías de la Universidad de León. Un dispositivo único en España que se suma a la puntera tecnología con la que cuenta este laboratorio para trabajar en la fabricación del futuro: completamente digitalizada, comunicada e informatizada. El director de la unidad, Joaquín Barreiro, destaca que se trata de una equipación y un personal «que busca dar un servicio de apoyo a las industrias de León para nuevos desarrollos, para mejorar e innovar, que debe de ser una de las apuestas de las empresas». Así, Barreiro destaca que su función «no es competir» si no implementar los proyectos del tejido industrial para permitirles desarrollar prototipos con los que puedan confirmar sus diseños o la fabricación de piezas finales exclusivas, imposibles de localizar en el mercado.

La impresora Polyjet permite construir elementos en los que se combinan partes rígidas con otras flexibles en las que también puede variar, en función de las necesidades, la gama de resistencias. Es decir, trabaja con caucho y con plástico rígido y «tiene muchas aplicaciones», como ensalza Barreiro, quien precisa que la máquina acaba de ser instalada en la unidad. «Estamos ampliando nuestra tecnología para poder dar un servicio a León, porque pueden ser empleadas para todo tipo de sectores ya que son muy transversales», concreta para especificar que sus funciones pueden ir tanto desde la rama sanitaria, como prótesis, a la industria mecánica o a la arquitectura, en el caso de ser necesarias maquetas complejas. Barreiro va más allá: «También puede emplearse en arqueología, porque puede trasladar un escáner a una respuesta en 3D».

Fondos europeos

La nueva máquina, que se ha sufragado con una subvención de los fondos europeos Feder, ha llegado acompañada a la Unidad de Fabricación e Impresión en 3D de un nuevo complemento para la impresora de metal que permite la fabricación de nitrógeno. En total, la ampliación de los dispositivos ha tenido un coste de 300.000 euros. El laboratorio de Industriales cuenta así con uno de los equipamientos más sofisticados y técnicos que existen actualmente, ya que los nuevos dispositivos se suman a la impresora en 3D para piezas de metal, un sintetizador láser metálico, que cuando se instaló también era completamente pionera y aún lo sigue siendo, ya que en la comunidad autónoma tan sólo habría una en una fábrica de ruedas de Burgos y también se cuentan con los dedos las que existen a nivel nacional. Este sintetizador permite crear piezas de acero inoxidable, cromo-cobalto, titanio o aluminio.

Todo es posible

La unidad cuenta con todo tipo de impresoras que permiten conseguir piezas de metales, cerámica, compuestos como el nylon y la fibra de carbono o el Kevlar, de modo que son útiles para varios sectores, tanto para el desarrollo de prototipos o simplemente para piezas imposibles de conseguir porque no se comercializan. «No importa lo compleja que sea la pieza, la fabricación aditiva puede fabricar prácticamente cualquier idea», explican en la web de la Unidad de Fabricación e Impresión en 3D, en la que ofertan sus precios competitivos tanto al sector público como al privado.

La Universidad ofrece a las industrias una impresora de 3D única en España