miércoles 14/4/21

UPL pregunta por el futuro de la plantilla de la León-Astorga

La instalación de peajes automáticos hará desaparecer «los pocos puestos creados»

La Unión del Pueblo Leonés exigió ayer conocer cuál va a ser el futuro de los trabajadores de los peajes de la autopista León-Astorga, a la vista de que en breve desaparecerán los sistemas de cobro tradicional y se sustituirán por telepeajes.

«Desde UPL hemos mantenido reiterada e históricamente la liberación de la autopista León-Astorga que, por su alto coste, cercena el uso de la misma a los miles de usuarios que día a día circulan dirección Bierzo y que, precisamente por este alto coste, siguen utilizando la carretera N-120, con el consiguiente riesgo para la seguridad de los vehículos y también para la seguridad de las muchas localidades por las que discurre», dice el partido leonesista.

«En las últimas semanas se están ejecutando obras en los peajes de la autopista León-Astorga para la instalación del cobro automático, de tal manera que en breve plazo desaparecerán la totalidad de los empleados que prestaban servicio en las cabinas para el cobro manual a los usuarios de la autopista».

Desde UPL se exige a la concesionaria de la autopista Aulesa «que explique el futuro de los trabajadores que prestaban, y todavía prestan servicio, en las cabinas de los peajes, y si esta falta de medios humanos en los peajes supondrá y redundará en una rebaja en el precio del peaje, dado que en caso contrario nos encontraremos no solo con el mantenimiento de esta autopista que carece actualmente de sentido, sino también con la pérdida de los pocos puestos de trabajo creados».

La AP-71, que conecta a través de 37,7 kilómetros la capital leonesa y Astorga, y registra una intensidad media diaria de 4.944 vehículos, de los que 617 corresponden al tráfico pesado. Su demanda se asemeja al de las radiales de Madrid, que asumió el Gobierno, tras la quiebra de las concesionarias y la deuda generada con el sector financiero.

De momento se mantiene sin avances el acuerdo entre la Junta y el Estado para desviar camiones desde la N-120 a esta vía de pago, una idea que anunció en la pasada legislatura el consejero de Fomento de la Junta, el leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones, pero que ha quedado en el dique seco por falta de ejecución.

UPL pregunta por el futuro de la plantilla de la León-Astorga