sábado. 01.10.2022
Tribunales

Justicia para el leonés que murió por error en Londres por un robo de joyas

Rubén Rodríguez fue asesinado en Londres en 2007 "por estar en el lugar equivocado y en el momento equivocado siendo un espectador completamente inocente", según subraya la sentencia
londres
Vista del Big Ben en Londres. HANNAH MCKAY

Una sentencia de un juzgado británico ha condenado a los asesinos del leonés Rubén Rodríguez, muerto el 5 de junio de 2007 en una vivienda del barrio londinense de Clapham junto al colombiano Carlos Ayala, y al que se le relacionó erróneamente con un grupo internacional de robo de joyas.

El fallo judicial recoge que los hermanos colombianos Gómez Remolina, "delincuentes de carrera profesional", asesinaron con premeditación a su compatriota Carlos Ayala por la disputa en el reparto del botín de un robo.

Sin embargo, el ciudadano español fue asesinado "por estar en el lugar equivocado y en el momento equivocado siendo un espectador completamente inocente", subraya la sentencia del juzgado a la que ha tenido acceso Efe y que descarta cualquier relación del leonés con la mafia colombiana que le asesinó.

Así, se confirma que los asesinos fueron dos hermanos colombianos: Cristian Gómez Remolina, que fue detenido en Madrid a los pocos días del crimen e inmediatamente extraditado al Reino Unido, donde cumplió prisión durante un año hasta que se suicidó en su celda. Y Gonzalo Andreas Gómez Remolina, huido tras el asesinato, que fue detenido en México un año más tarde y donde tuvo que cumplir condena de once años de prisión por delitos cometidos en aquel país.

Posteriormente, en febrero de 2018 fue extraditado al Reino Unido, donde ha sido juzgado como autor material de los hechos y condenado a 33 años de prisión. Una pena que cumplirá en su totalidad por el código penal británico.

Se da la circunstancia de que apenas un mes después de la muerte de Rubén, varios medios de comunicación publicaron una información citando fuentes de la Policía Nacional en la que se vinculaba al leonés con el grupo colombiano dedicado al robo de joyas, según han explicado a Efe fuentes de la familia de la víctima.

Esta una noticia les sorprendió y provocó su inmediata reacción para "limpiar el buen nombre" de Rubén, ingeniero de telecomunicaciones y que "jamás tuvo problema alguno con la justicia", como reconoció Scotland Yard, según la familia.

Un trabajo que fue de todo, menos sencillo, como relata a EFE Emilia Rodríguez, hermana del fallecido.

"Colaboré durante toda la investigación con la policía inglesa, que desde el primer momento descartó cualquier relación de mi hermano con la trama, por lo que mi sorpresa fue mayúscula cuando en España se le relacionó", ha explicado Emilia.

ruben1

Rubén Rodríguez. DL

De hecho, hasta Scotland Yard mostró su extrañeza por el tratamiento de la información realizado que, a su vez, se escudó en una mala traducción de la información que le facilitaron a la Policía Nacional, según explica la hermana.

Tras la publicación de la noticia de alcance nacional y que acaparó horas de televisión, la familia intentó que la Policía Nacional rectificase la información, algo que, según cuenta la hermana, finalmente hizo por la insistencia familiar y el propio comunicado oficial de Scotland Yard.

"Una rectificación escasa en la que no se responsabilizaba del error y que estuvo menos de 24 horas en un sitio en la web que, por otra parte, tampoco tenía nada de visibilidad", ha recalcado Emilia Rodríguez.

Para la familia y amigos, se trata de una injusticia que manchó el buen nombre de Rubén y que más de una década después se ha podido cerrar con la condena de sus asesinos.

"Por fin se ha hecho justicia para mi hermano, su nombre está definitivamente limpio y sus asesinos han pagado por ello", ha manifestado Emilia Rodríguez.

Justicia para el leonés que murió por error en Londres por un robo de joyas