jueves. 26.01.2023
                      Aspecto que presentan los contenedores en el entorno del Conde Luna. RAMIRO
Aspecto que presentan los contenedores en el entorno del Conde Luna. RAMIRO

A la espera de que la reforma integral dé una vida nueva al histórico mercado, la plaza del Conde Luna se ha convertido de momento en un «vertedero descontrolado» al aire libre en mitad del casco histórico, como denuncian los vecinos. Con una imagen en la que se amontonan hasta 12 contenedores en línea, lejos de las agrupaciones de máximo 3 que marcan el dictamen del Procurador del Común, los habitantes de este enclave alertan de la medida produce «un incremento exponencial de suciedad», motivado por la acumulación de «todo tipo de residuos de la hostelería» y los puestos del interior. «No se recicla ni cartón, ni vidrio y se producen fuertes olores al amontonarse habitualmente basuras y restos perecederos tanto dentro como fuera de los recipientes», insisten en el escrito presentado ante el Ayuntamiento de León para reclamar una solución.

Los vecinos desconfían de la justificación municipal que argumenta que se debe tan sólo a las obras de reforma. Pese a contar con que «en un futuro el mercado tendrá su zona» de recogida, los habitantes del entorno del Mercado del Conde avisan de que no se solucionarán «los residuos de la hostelería». Para adelantarse a esta situación, los afectados solicitan al consistorio que «proceda a reubicar los contenedores en otro espacio u otras opciones que se consideren posibles». Entre las alternativas, citan «colocarlos más cerca de la restauración, como la plaza Mayor o la de San Martín», aunque admiten que sería «llevarles el mismo problema a los otros vecinos», por lo que estiman que lo más conveniente pasa por copiar «cómo se realiza en la zona del Cid, donde hubo la misma situación y cada establecimiento tiene su contenedor, almacena sus residuos y realiza la limpieza de los mismos».

El problema no se queda tan sólo en que, «cuando se vuelcan del contenedor en el camión, los residuos caen junto a fluidos en el suelo y tampoco se limpian», ni en que haya personas que aprovechan la «sensación de vertedero» para «convertir la zona en un urinario público». Los vecinos inciden además en «la contaminación acústica que se produce cuando se trasladan los vertidos desde la hostelería» y con la recogida del camión «tanto al mediodía como a altas horas de la madrugada», cuando acumula «más de 20 minutos al ser un gran número de contenedores y con el siguiente disturbio del sueño».

Los vecinos alertan del «vertedero descontrolado» de la plaza del Conde