lunes 19/10/20
Área Metropolitana

Los vecinos evitan la okupación de una vivienda en San Miguel que se salda con un detenido

Los vecinos de la localidad de San Miguel del Camino evitaron el pasado domingo la okupación de una vivienda al alertar rápidamente a la Policía Local de Valverde de la Virgen de la intrusión por la fuerza de varios individuos en una casa del pueblo. La llamada fue providencial ya que una patrulla de municipales se encontraba cerca y pudo actuar de forma tan inmediata que pilló casi en el acto a los posibles usurpadores del domicilio. Según confirman, los presuntos okupas llegaron sobre las 18.45 horas de la tarde en dos furgonetas que aparcaron cerca de la vivienda y tras bajar de ella forzaron la puerta de entrada para pasar a su interior.

Los vecinos oyeron el ruido, vieron a los desconocidos y se asustaron. Reaccionaron avisando a la Policía, que se personó en pocos minutos y les sorprendió in fraganti sin dar tiempo a que consolidaran su acción. Los municipales comprobaron que los localizados eran una familia procedente del Sur de León que «había forzado la cerradura de la puerta para introducirse como okupas en el inmueble». Parcos en palabras, ofrecieron escasas explicaciones al identificarles y constatar que carecían de la autorización del propietario y que «okupaban por la fuerza» el inmueble, por lo que los agentes procedieron a la detención de la persona que forzó supuestamente la puerta, en colaboración con la Unidad de Seguridad de la Guardia Civil y el Puesto de Armunia, a donde fue trasladado el arrestado antes de pasar a disposición judicial. La Policía sospecha que el cartel de se alquila que se veía en la vivienda pudo servir de reclamo para que los presuntos okupas se fijaran en ella. Atribuyen al detenido un delito flagrante de ocupación ilegal de una vivienda por la fuerza.

La preocupación por la okupación de pisos e inmuebles creció de los 16 contabilizados en 2015 en León a los 28 del año pasado, casi el doble en un lustro, según los datos del Ministerio del Interior, que acaba de fijar un nuevo protocolo frente a estas iniciativas para agilizar el desalojo y evitar que los procesos judiciales se prolonguen. Interior reconoce que los delitos no se han incrementado «notablemente», pero sí existe la «percepción subjetiva de inseguridad» en este campo, a la que pretende dar respuesta la nueva norma.

La gran mayoría de las viviendas a las que acceden los okupas son pisos propiedad de bancos o fondos de inversión, alrededor de un 90% de las usurpaciones que se producen; y sólo en un porcentaje mínimo afectan a los particulares, aunque son los que tienen más repercusión.

Los vecinos evitan la okupación de una vivienda en San Miguel que se salda con un detenido