martes 18/1/22

Los vecinos de León cuentan desde ayer con una nueva herramienta para su participación política. El reglamento de consultas vecinales entra en vigor con la posibilidad de que los leoneses puedan promover consultas públicas con el aval de las firmas de un 1 % de los mayores de 16 años empadronados en el municipio. La cifra coloca la marca en alrededor de 2.174 personas en la actualidad, que contarán con la posibilidad de obligar a la administración para que desarrollen estos referéndum, con la condición indispensable de que se centren «exclusivamente en competencias municipales».

No caben tampoco consultas sobre cuestiones que «contravengan la legalidad y vulneren los derechos humanos, afecten a la estabilidad financiera del Ayuntamiento o a la territorialidad del municipio», según se cita en el reglamento, en el que se recalca que «en ningún caso las consultas vecinales podrán menoscabar las facultades de decisión de los órganos representativos municipales».

Como apostilla, se recuerda que El apunte avisa de que los resultados del referéndum no tendrán carácter vinculante, lo que concede al equipo de gobierno la posibilidad de hacer caso omiso a lo que dicten los ciudadanos.

Las consultas podrán partir de manera directa del alcalde, como se apunta en el reglamento, o del Pleno municipal por el acuerdo de los grupos políticos. Habrá como mínimo una al año, que coincidirá con el presupuesto participativo, y se diferenciarán entre municipales, que afectan a todo el conjunto de la población, o de zona, en las que «su resultado y efectos afecten de manera exclusiva a una parte del territorio municipal.

El objetivo principal se centra en «sondear la opinión de la ciudadanía, conocer su parecer sobre los asuntos municipales sometidos a consulta, como un factor adicional a ser escuchado por el gobierno municipal.

Los vecinos ya pueden proponer referéndum públicos en la capital
Comentarios