viernes 3/12/21

dl | león

Las asociaciones de vecinos de las urbanizaciones Las Barreras, Paradinas y El Caminón se reunieron ayer con el alcalde de Villaquilambre, Manuel García, y con el concejal de Policía y Protección Civil, Manuel Rodríguez, para exigir de nuevo medidas de protección ante la oleada de intentos de robo que se han sufrido en la zona en los últimos meses. Y que se han mantenido en las últimas semanas. Sólo en enero se han presentado tres denuncias ante la Guardia Civil por cuatro intentos de entrar en chalés de las urbanizaciones.

Los representantes de las asociaciones de vecinos han presentado ante los responsables municipales una propuesta para instalar cámaras de control de tráfico, al estilo del proyecto realizado en La Bañeza. Conscientes de la imposibilidad de que el número actual de efectivos de la Policía Local pueda acometer de manera efectiva la vigilancia de una zona muy amplia, y marcada además por la dispersión de las viviendas, los presidentes de las tres asociaciones de vecinos han realizado la propuesta de colocación de las cámaras de control de tráfico en puntos estratégicos. Una decisión que es competencia municipal, señalan.

Largo encuentro

Tras una larga reunión los representantes de los vecinos de las urbanizaciones afectadas por la oleada de asaltos han mostrado su esperanza en que en un próximo encuentro (para el que no hay fecha, pero que esperan sea «muy a corto plazo») se concreten ya medidas para hacer frente a los ladrones. Y lamentan también que las asociaciones de vecinos del resto del municipio no se hayan sumado a este encuentro, como estaba previsto, para abordar de forma conjunta las medidas de seguridad que consideran necesario tomar cuanto antes.

Además, las asociaciones han insistido en la necesidad de que los vecinos que se vean afectados por los intentos de asalto presenten las correspondientes denuncias ante la Guardia Civil, aunque finalmente los ladrones no hayan conseguido entrar. Es la única forma de que los asaltos queden contabilizados oficialmente y puedan investigarsee.

Los vecinos de Villarrodrigo exigen protección policial por la oleada de robos