sábado 17/4/21

Un vendaval arrasa el acceso mecánico a San Isidro y daña los cañones de nieve

El viento arrancó de cuajo las cintas que conducen a las pistas del área de Cebolledo
Vista de la zona afectada por el vendaval. AG

El invierno, que aún arrecia con fuerza en León, dejó huella en las últimas horas en al estación de esquí de San Isidro. Los tendidos de las cintas transportadoras volaron, tras ser arrancadas de cuajo de sus anclajes, por fuertes rachas de viento que llegaron a soplar con incidencia próxima a los 150 kilómetros por hora.

En medio de ese vendaval, acompañado también por fuertes precipitaciones, el área de acceso a la estación de esquí por Cebolledo quedó convertida en poco tiempo en una auténtica zona cero para la intervención de los operarios.

Los daños no quedaron limitados al desprendimiento y desplazamiento de las cintas de transporte de usuarios; estas estructuras fueron a parar contra los perfiles del valle, además de los asientos de os cañones de nieve artificial, que están colocados en un paraje cercado al lugar de mayor incidencia del vendaval. Los macanismos de fabricación de nieve artificial también se vieron severamente afectados por la embestida de las cintas, especialmente los del tipo jirafa, de mayor volumen. Varios operarios de la estación de esquí se afanaron a lo largo del día de ayer para recomponer en la medida de las posibilidades que permitió la climatología y la situación invernal el escenario afectado. En esa intervención, lograron devolver la estructura del sinfín de las cintas a su posición original, con la ayuda de nieve que se empleó como anclaje provisional, y contrapeso, para evitar que el viento volviera a empujarlas hacia las laderas del valle.

La mala situación climatológica impidió recibir esquiadores en las estaciones leonesas, cerradas durante este fin de semana.

Se espera que la remisión de las precipitaciones en las próximas jornadas permita reabir las pistas para la práctica del esquí, con unas condiciones envidiables en este avance del tercer mes invernal, y el último aporte de nieve con los frentes que han descargado generosos en las cotas altas de León.

Un vendaval arrasa el acceso mecánico a San Isidro y daña los cañones de nieve