viernes 18/6/21

No se venderán más vehículos de combustión a partir de 2040

La Ley de Cambio Climático recalca entre sus principales metas «reducir en el año 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto de la economía española en, al menos, un 20% respecto del año 1990; alcanzar en el año 2030 una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, al menos, un 35%; llegar en el año 2030 a una sistema eléctrico con, al menos, un 70% de generación a partir de energías de origen renovable; y mejorar la eficiencia energética disminuyendo el consumo de energía primaria en, al menos, un 35%, con respecto a la línea de base conforme a normativa comunitaria». «A más tardar en el año 2050, España deberá alcanzar la neutralidad climática, con el objeto de dar cumplimiento a los compromisos internacionalmente asumidos, y sin perjuicio de las competencias autonómicas, y el sistema eléctrico deberá estar basado, exclusivamente, en fuentes de generación de origen renovable», se apunta en el texto, que contó esta semana con ha contado con los apoyos de PSOE, UP, Cs, EH-Bildu, PNV, ERC y Teruel Existe; 5 votos en contra de Vox; y 10 abstenciones, las de los diputados de PP y Más País Verdes Equo.

Con este calendario de hitos, la ley contempla el año 2040 como el último para la matriculación de vehículos de combustión. Pero su aplicación no afectará tan sólo al mercado de la automoción. En el texto se cita otras medidas, como la elaboración de un Plan de Rehabilitación de Viviendas y Renovación urbana que fomente el autoconsumo, gracias a la promoción de las instalaciones fotovoltaicas en las comunidades de vecinos y calefacción y refrigeración con cero emisiones. Su incidencia la notará también la «exploración, investigación y explotación de hidrocarburos». No habrá más en todo el territorio, ni permisos vinculados a recursos del extracción del uranio, fuente de las centrales nucleares, ni el uso del fracking.

No se venderán más vehículos de combustión a partir de 2040