sábado 27/2/21

La versión no escuchada de los rumanos y las filtraciones a un sospechoso

En el capítulo de los enigmas no resueltos por la instrucción, se ponen de relieve determinadas manifestaciones de unos hermanos procedentes de Rumanía, «que trabajaban para la familia del investigado, referentes a una información que tendrían, relevante para este proceso, y que pondrían en conocimiento de la autoridad, si y solo si fuesen expulsados del territorio nacional».

Asimismo se exponen en el escrito de apelación diversas circunstancias que ponen de manifiesto la irregularidad de la instrucción a causa de la amistad con la familia del acusado de uno de los guardias civiles de la Comandancia que intervino en la investigación. El asunto provocó la apertura de un expediente.

Por otro lado, «se combate la asunción por el instructor, como si fuera un «dogma de fe», de la observación de los médicos del Instituto Médico Forense de León en el sentido de que con los pelos que hay en el Instituto Nacional Toxicológico, no puede llegarse a un resultado seguro. Se censura la actividad y la pasividad instructora que ha cerrado la puerta desde hace años a cualquier investigación acerca del mal proceder de la Guardia Civil en la investigación de la causa», explica el auto de la Audiencia.

Por último, se extiende la parte apelante en distintas consideraciones acerca del informe pericial, llamándose la atención sobre un grave error acerca del poder o eficacia identificativa de las displasias.

La versión no escuchada de los rumanos y las filtraciones a un sospechoso