sábado 21/5/22
                      marciano pérez
marciano pérez

La estación de autobuses de León es hoy un armazón, pasto de la primera fase de la obra de reforma que renovará el contenido y el continente de este enclave de la movilidad. Después de cuatro décadas en el emplazamiento actual, donde encauzó toda la afluencia de viajeros en autocar de entrada y salida de la capital leonesa, el perímetro rectangular que vino a cambiar hábitos y frecuencias se prepara para recibir un revoque integral.

De disposición y atendiendo a los cánones de la modernidad. El vestíbulo central donde dos generaciones de leoneses han compartido esperas en los últimos años muestra hoy un aspecto desnudo, con el encaje de hormigón de base. Cuando se inviertan 4,6 millones, y a mediados de 2023, la cara será bien distinta; también el alma, los surcos de las dársenas, y hasta un enlace a Adif mediante pasillo exterior con el que se va a satisfacer el concepto de intermodalidad. 

El vestíbulo desnudo de la estación