martes 17.09.2019
UNIVERSIDAD ■ EL EXAMEN DE EUROPA

Veterinaria logra con un «aprobado perfecto» la acreditación europea tras paliar las carencias

La facultad y el hospital superan la docena de deficiencias detectadas en diciembre de 2014
Veterinaria logra con un «aprobado perfecto» la acreditación europea tras paliar las carencias

A. Calvo | León

Las doce deficiencias detectadas por la comisión de la Asociación Europea de Facultades de Veterinaria en diciembre de 2014 han sido superadas y tras la intensa evaluación llevada a cabo en los dos últimos días la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León ha logrado la acreditación europea por la que lleva «pelando» 16 años. «Ahora estamos entre las mejores facultades de Europa, al superar todos los puntos exigido y con la felicitación final de la comisión. Ha sido un aprobado perfecto», remarcó emocionado el rector de la Universidad de León y catedrático de la facultad, Juan Francisco García Marín, al igual que el decano, José Gabriel Fernández, y el director del Hospital Veterinario, José Antonio Rodríguez-Altónaga.

En 2014, la Facultad de Veterinaria suspendió por tercera vez el examen para la acreditación europea, condicionada por el fracaso de la fundación que gestionó el hospital, como recordó Fernández. En mayo llegará la confirmación oficial del aprobado y siendo el único centro español que no lo poseía.

Los tres principales puntos a superar eran la falta de un plan estratégico para la facultad y el hospital veterinario; insuficiente casuística y poco aprendizaje práctico de los alumnos e insuficientes casos de urgencia. «Hemos multiplicado por tres los casos de animales de compañía, alcanzando los cinco mil anuales y en el caso de las urgencias por 32», concretó Rodríguez-Altónaga, quien destacó que la visita «ha sido muy estricta» y que la comisión analizó todos los fallos que se habían detectado durante dos intensos días.

Junto con las tres deficiencias principales, había otras nueve consideradas menores, que también recibieron el visto bueno: falta de una base de datos informatizada, una farmacia bien organizada, contratos a especialistas europeos, insuficiencia de personal de apoyo, falta de plan de empresa, el sistema de evaluación a los alumnos, falta de estrategia de la facultad, escasa rentabilidad de los servicios clínicos y de investigación y escasa renovación del personal docente. «No nos han puesto ningún pero», sentenció el rector.

«Ha supuesto mucho esfuerzo y un largo camino desde el 2010 en el que se ha implicado toda la facultad», resumió el decano, a lo que Marín añadió que la única recomendación recibida por los miembros de la comisión fue que la facultad «siga trabajando en esta línea».

Veterinaria logra con un «aprobado perfecto» la acreditación europea tras paliar las...