jueves. 01.12.2022
Infraestructuras

La vía León-Ponferrada necesita 200 M€ para cumplir con la directiva europea

Un informe de Eixo Atlántico airea las carencias estructurales del noroeste que espera el avance del Corredor
Una tramo de ferrocarril entre León y Ponferrada, junto a la estación de Brañuelas. JESÚS F. SALVADORES

Con la acción del Gobierno centrada en las inversiones en la fachada mediterránea, el informe técnico de Eixo Atlántico se convierte en el principal escaparate de necesidades de la red ferroviaria del noroeste para dejar paso al Corredor Atlántico. Una descripción estructural que representa una bofetada de realidad en mitad de una brecha que divide dos escenarios: el competitivo, y el trasnochado. La línea divisoria delimita el sureste de la provincia leonesa.

La aportación de la organización de Eixo Atlántico relata las carencias; también, las necesidades de inversión para corregir el retraso. Para ejemplo, el tramo de vía entre León y Ponferrada; 128 kilómetros de raíl en los que se acumula la lista de espera de intervención.

Harían falta una inyección mínima de doscientos millones de euros para poner la traza ferroviaria entre León y el extremo oeste de la provincia a la altura de los requisitos técnicos que marca la directiva europea en materia de transporte de mercancías, de red básica de ferrocarriles. El tramo entre León y Ponferrada, y la prolongación desde la capital berciana hasta el enclave de Cobas, redondea una inversión de 200 millones de euros, con la suma de los diferentes conceptos a intervenir: apartaderos para grandes convoyes, renovación de red con ancho mixto, sistema de frenado ERTMS y electrificación, que atiende a la mínima tensión que exige de la UE, escasa para la función prioritaria del movimiento eficiente de mercancías que se quiere implementar por esta traza, entre León y la fachada atlántica.

Inversión

Electrificación de la línea, circulación a 100 kilómetros y el ancho mixto, requisitos básicos

Las carencias son transversales; afectan a todos los parámetros medidos en materia de seguridad, de rodadura, cruces. La electrificación, el sistema actual de electrificación, se ofrece como punto de partida en la relación de mejoras: hasta alcanzar un sistema que implica cambiar la línea aérea de contacto por uno de catenaria híbrida que facilite el incremento de tensión a 25 kv, que se traduce en multiplicar por siete la potencia del suministro actual.

El análisis que realiza Eixo Atlántico sobre este tramo concreto de vía entre León y Ponferrada hace alusiones a las condiciones de velocidad que admite; un 60% del recorrido soporta velocidades de 100 kilómetros por hora, y atiende a la disposición del reglamento europeo; pero la rampa de Brañuelas y los tramos próximos a Torre del Bierzo apunta la necesidad de acometer correcciones del radio de curvas, que precisa incrementos al menos a 500 metros.

Déficit

La carencia estructural condiciona el avance del Corredor Atlántico hacia el noroeste

Hay una deficiencia evidente en la disposición de las vías que afecta a la circulación de trenes de 750 metros, que implica de forma directa acometer incrementos de la longitud de cruce de una de las vías de apartado de las estaciones para facilitar adelantamientos y cruces de estos trenes por parte del resto de los tráficos. Las actuaciones de mayor calado en este tramo para facilitar los cruces de mercantes se localizarían en Astorga, Brañuelas, Albares y la misma estación de Ponferrada.

El informe de Eixo Atlántico añade otra de las cuestiones deficitarias en este tramo; el sistema de control ERTMS tiene que implantarse para atender a las disposiciones de la normativa europea, también en materia de seguridad de las circulaciones. Entre Ponferrada y León, ese despliegue supondría veinte millones de inversión en la cuenta de desembolso para corregir deficiencias. Aunque la cuantía más amplia de todos los conceptos que requieren un revoque está en la estructura del ancho de vía. La renovación de raíles con el despliegue de traviesas mixtas , tres carriles; así se facilita el tránsito de la red hacia el cambio de anchura. Setenta y siete millones de euros con el objetivo de renovar la base de traviesas actual y permitir la extensión de triple hilo, con las unidades bibloque, ya se han colocado en algunos tramas de este enlace ferroviario entre León y los paso de la ribera del Órbigo.

El análisis de Eixo Atlántico propone inversiones de dos mil trescientos millones de León a los puertos gallegos.

La vía León-Ponferrada necesita 200 M€ para cumplir con la directiva europea