lunes. 06.02.2023

La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales denuncia que La violencia de género en el ámbito rural se caracteriza por su invisibilidad, falta de accesibilidad a los recursos, falta de recursos especializados y falta de concienciación social. Según la Macroencuesta de Violencia contra la Mujeres de 2015, en los municipios de menos de 2.000 habitantes el 6,2% de las mujeres habían sufrido violencia física, el 5,9% violencia sexual, el 17,7% control por parte de sus parejas o exparejas, el 16,5% violencia emocional. Además, el 9,8% habían sentido miedo y el 8,6% violencia económica.


Estos datos se agravan a medida que aumenta el tamaño de los municipios. Todas las formas de violencia de género son superiores en un 2% en municipios de menos de 10.000 habitantes; mientras que en los de más de 10.000 habitantes el porcentaje se dispara al 4%.


Por ello, Fademur reclama «que se conozca, se debata y se alcancen soluciones a la mayor vulnerabilidad que sufren ante esta lacra» en el mundo rural, donde «el mercado laboral es escueto y presenta una aguda segregación horizontal y vertical y la sobrecarga de trabajo de cuidados recae con mayor peso en las mujeres, sufriendo una triple dependencia: física, psicológica y económica». Fademur recalca, a mayores, que


«no significa que en los pueblos haya más violencia contra las mujeres», sino que «en ellos las víctimas son más vulnerables». Por último, desde la federación lamentan que «es una barbaridad que no dispongamos de datos más recientes sobre las víctimas rurales».

Las víctimas en los pueblos, sin recursos y aún más indefensas