sábado. 25.06.2022
San Andrés del Rabanedo

Villabalter pide reparar la cúpula de la casa de cultura que cayó hace tres meses

La pieza se precipitó al interior del edificio y la lona sustituta también se ha desprendido por el viento
La cúpula de cristal se rompió y sigue tapada con una lona. RAMIRO

El temporal del pasado mes de diciembre y el deterioro de la cúpula de la casa de cultura de la localidad de Villabalter ayudaron a que la pieza cayera hace casi tres meses al interior del edificio y se rompiera sin causar daños personales. El agujero que dejó la estructura en el tejado se cubrió de forma provisional a la espera de ser reparado con una lona negra, que las fuertes rachas de viento desprendieron ltambién a pasada semana. De ahí que el pedáneo, Jesús Cuenco, reclame al Ayuntamiento de San Andrés solucione ya los desperfectos.

CON AGUA Y FRÍO

Recuerda que el edificio, frecuentado por las personas mayores de la localidad que acuden a clases de gimnasia y a diversos talleres, y pagan sus tasas, no reúne las mejores condiciones al carecer de la cúpula, entrar agua y frío. Además, el presidente de la junta vecinal denuncia la rampa de acceso, «que es demasiado empinada para poder usarla».

De hecho, su inclinación y la posibilidad de resbalar y caer hace que la mayoría de los usuarios de la casa de cultura opten por pedir colaboración a sus familiares para subir el tramo de escaleras de la entrada. El centro presenta otras deficiencias, como varias ventanas que ajustan mal y que poseen persianas que están inservibles. De ahí que los habitantes de este pueblo de San Andrés del Rabanedo pidan reformas para las averías más urgentes. Cuenco reclamará que el edificio pase a manos de la pedanía, sin el Ayuntamiento sigue sin hacerse cargo del buen estado de la casa de cultura, «porque así no puede seguir».

Precisamente, Villabalter es el bastión cultural del municipio, gracias a la labor de Balterius’98, que ensaya en la casa de cultura. Hace ya 22 años que la ilusión y las ganas de hacer teatro de un pequeño grupo de vecinos convirtieron en realidad este grupo con muchas tablas. En septiembre de 1998, Manuel García puso en marcha la compañía con quince personas. Hoy son sesenta, con una sección juvenil y otra infantil desde la que impulsan la Semana de Teatro Intergeneracional (Setic) con pocos medios.

Villabalter pide reparar la cúpula de la casa de cultura que cayó hace tres meses
Comentarios