martes. 09.08.2022

Villaquilambre apuesta por intentar controlar los vertidos ilegales y los conatos de incendio con un guarda rural contratado durante tres meses que recorrerá los 53 kilómetros cuadrados del municipio. El proyecto lleva gestándose casi dos años y el agente no está solo en su amplia misión, ya que dispone de un quack para desplazarse, además de drones de apoyo, un vehículo rotulado y cámaras térmicas. Tendrá potestad para multar a todos aquellos que cometan posibles delitos contra el medio ambiente.

El concejal del área, Ricardo de Dios, estima que la figura del guarda rural «se hace más necesaria que nunca en una época de incendios como la que estamos viviendo y para evitar el comportamiento incívico de algunos vecinos». El agente rural tratará de vigilar todos los montes y fincas rústicas situadas en Villaquilambre, cuidando de que no se produzcan daños a los bienes y espacios naturales. También vigilará los caminos y vías rurales de titularidad municipal.

Villaquilambre controla con un guarda los fuegos y los vertidos