sábado 21/5/22
Pasos a nivel urbanos

Villaquilambre espera desde hace 16 años que se supriman todos los puntos negros de las vías

Dos de los 13 pasos siguen sin barreras y tratan de agilizar la solución de 2,4 M€ para cuatro cruces que afectan a 13.500 vehículos
                      El paso de El Cuco o Jesuitas se cerrará a la circulación y se derivará por un vial paralelo a las vías, pero habrá paso peatonal. MARCIANO PÉREZ
El paso de El Cuco o Jesuitas se cerrará a la circulación y se derivará por un vial paralelo a las vías, pero habrá paso peatonal. MARCIANO PÉREZ

Villaquilambre no ha conseguido ver culminadas en 16 años las soluciones para sus puntos negros sobre las vías, a pesar de que en 2006 el Ayuntamiento y la empresa ferroviaria Feve suscribieron un acuerdo de dos millones de euros para resolver los trece pasos a nivel que existían entonces en los seis kilómetros de trazado. Feve reconoció en la firma del documento que Villaquilambre era el municipio más próximo a León con mayor frecuencia de trenes, 44 diarios, y mayor número de cruces. De ahí la importancia de garantizar la seguridad, aunque algunos proyectos se han atascado.

El plan comenzó con fuerza, colocando semi-barreras en Los Jesuitas, La Cerrada y Villaquilambre pueblo, pero empezó a fallar al automatizar El Molino, pero no Las Huergas, como estaba previsto. Ambas instituciones consideraban «urgentes» las soluciones y pretendían que estuvieran concluidas a mediados de 2007, pero la crisis ralentizó el plan y sólo se lograron avances con una fuerte presión vecinal y en escasos puntos, como en el subterráneo de la localidad de Villasinta, que se amplió en anchura y altura para evitar el cruce Granada en 2010.

Menos éxito tuvo la reivindicación para el paso de El Ejido, donde murió en 2010 una mujer de 29 años al ser arrollado su vehículo al atravesar ese cruce sin barreras, que atraviesan también 240 vehículos al día para llevar a los escolares a sus entrenamientos en el área deportiva o acudir a los partidos.

Las últimas cuatro corporaciones municipales han intentado que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) suprimiera ese punto negro, pero continúa incluso sin barreras, como Las Huergas, y eso que Feve admite que es el paso «más peligroso» de Villaquilambre y se han prometido sucesivos proyectos para eliminarlo.

En 2019, el gobierno del socialista Jorge Pérez volvió a traer esperanza para completar el viejo plan de eliminación de puntos negros, con nuevas soluciones para El Ejido, La Cerrada, Jesuitas y las Huergas de 2,4 millones, según aseguró en el municipio la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones. La idea planteada pasa por cerrar el paso de Jesuitas y desviar con un nuevo vial el tráfico hasta Las Huergas, donde se habilitará un paso inferior, al que también se derivaría el tráfico de La Cerrada. En el caso de El Ejido, se cerraría y los vehículos se derivarán por el paso a nivel con barreras de El Molino, que se conectará con un nuevo vial paralelo a la vía que desembocará en la travesía del Caminón.

Ambas actuaciones de envergadura aún no han comenzado y acumulan retraso, ya que los proyectos no han llegado al Ayuntamiento, pero están en fase de aprobación interna en las oficinas de supervisión y medio ambiente de Adif. La Subdelegación del Gobierno en León confirma que se tratan de agilizar los procesos, que exigen numerosos informes, y los plazos. También indican que el proyecto de El Ejido va más adelantado. y que en cualquier caso las soluciones siguen su camino legal. El expediente de expropiaciones camina paralelo a las soluciones técnicas y ahí sí se ha comunicado también la medida a los afectados.

Esas soluciones evitarían el peligro de cuatro pasos a nivel y eliminarían de una vez por todas la gran barrera física que supone una vía de tren, además de reforzar la apertura urbanística del pueblo de Navatejera hacia la carretera de La Cerrada y Villaobispo.

Villaquilambre espera desde hace 16 años que se supriman todos los puntos negros de las...
Comentarios