miércoles 25/5/22

«No es el momento de aprovechar para cargar más a las empresas, es el momento de buscar soluciones y que el Estado dé la cara por sus ciudadanos». Así de crítico se mostró ayer el senador de Vox por Andalucía, Jacobo González-Robatto, durante su intervención en el debate sobre la Proposición de Ley de garantía del servicio de cajero automático en los municipios en riesgo de exclusión financiera, una situación que queda patente en la provincia de León. Durante el pleno de la Cámara Alta, Robatto explicó que, como consecuencia de la pérdida de jóvenes, padres y niños en la España rural, la banca se ha visto perjudicada. Y este hecho ha afectado, principalmente, a aquellas personas de edad avanzada que no disponen en su zona de cajeros ni oficinas bancarias donde puedan gestionar su dinero.

Sin embargo, a Vox le preocupan «las formas que ustedes proponen, y que implican que todos los gastos recaigan sobre la empresa», dijo el senador, tras aclarar que esto no significa que «se deba repercutir a los ciudadanos», sino que «hay que compensarlos a través de rebajas fiscales».

Así, Jacobo González-Robatto señaló que ni la banca, ni los ciudadanos son responsables de los problemas que se han generado durante el bipartidismo. No obstante, añadió: «Lo que es una realidad es que los pueblos necesitan cajeros, y el Estado tiene que ser responsable de que los españoles tengan acceso a estos los servicios tan necesarios allá donde se encuentren».

Por ello, «a Vox nos parece importante que los municipios de la España rural vuelvan a estar en la cabeza de los políticos», dijo el senador del partido liderado por Santiago Abascal, para considerar que «ese es nuestro trabajo: gobernar para todos los españoles, sin distinguir qué piensan y de dónde proceden».

Vox reclama al Gobierno una solución para que los pueblos tengan cajeros
Comentarios