viernes 3/12/21
Xabi, en un momento del juicio en la Audiencia Nacional. J.L. PINO

José Ignacio Guridi, ‘Xabi’ se convirtió ayer en el quinto etarra recluido en la prisión de Villahierro, junto a Josu Ginea, Ángel López Anta, Jon Rubenach y Juan Carlos Subijana. Quedan pendientes de llegar Diego Ugarte López de Arcaute, ‘Txikitxo’, procedente de Granada, José María Novoa Arróniz, trasladado desde Murcia y Fernando García Jodrá ‘Txomin’, que estaba en Huelva.

«Xabi» cumple 52 años de condena, por un atentado fallido. El artefacto explosivo que el ‘comando Totto’ colocó en el alféizar de la ventana de una vivienda de Cintruénigo (Navarra), donde los terroristas pensaban que vivía un guardia civil, no llegó a estallar. La rotura de los hilos conductores del cableado lo impidió. En la casa ya no vivía el agente, que se había trasladado a otro municipio cuatro años atrás, sino una mujer y su hijo de cuatro años, que salvaron la vida ese 9 de noviembre de 2000 gracias a la interrupción del fluido eléctrico del circuito que permitía accionar el explosivo, que contenía 10,4 kilos de Titadyn-30.

Llegó ayer a Villahierro en torno a las dos de la tarde. Viene condenado como autor de sendos delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa, con la agravante de reincidencia, y otro de tentativa de estragos terroristas, tal y como pedía la Fiscalía. Además, Guridi -que acumula ya varias condenas de prisión por terrorismo- no podrá regresar a la localidad navarra durante los ocho años siguientes al cumplimiento de la condena.

En el juicio, Guridi se acogió a su derecho a no declarar y solo admitió, en su turno de última palabra, haber sido miembro de ETA, reconociendo el daño ocasionado y expresando su respeto «hacia las personas dañadas».

León es una de las prisiones de referencia porque ha pasado de ser la cárcel con más internos de ETA entre las más próximas al País Vasco (tenía 14 en el año 2011) a albergar sólo a dos terroristas en la última etapa de la década pasada.

ANBOTO, A JUICIO

La exjefa de ETA Soledad Iparraguirre, alias ‘Anboto’, vuelve hoy a la Audiencia Nacional para ser juzgada por dar la orden de atentar contra Juan Carlos I con ocasión de su asistencia a la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao el 18 de octubre de 1997. La Fiscalía pide 27 años de prisión por un delito contra la Corona con finalidad terrorista y otro de depósito de armas de guerra.

Xabi se convierte en el quinto etarra recluido en León, a la espera de que lleguen tres...