viernes. 03.02.2023
No menos de cuatro cajas de Pharmaton Complex, otras tantas de Espabilina y largos termos de valeriana caliente para contrarrestrar -se entiende- precisarán los integrantes de la lista de Amilivia a las elecciones del 25 de mayo para aguantar el ritmo que pretende imprimir el alcalde a su equipo. Ayer reunió por la tarde a buena parte de los elegidos para dictarles los deberes que deberán cumplir escrupulosamente a juzgar por el tono marcial que Amilivia impuso a sus palabras. Nada de tirarse a la bartola, dormirse en los laureles, fiarse de las encuestas o morir de éxito (léase pasada campaña electoral y pérdida de mayoría absoluta). Cada uno un barrio, ya pueden comprar unos zapatos de esos anatómicos porque si es preciso -ordenó- deben recorrerlos hasta cinco veces para traerle todos los problemas de sus habitantes, lo que quieren, lo que suspiran y lo que anhelan para que posteriormente tenga su reflejo en el programa del PP...; lo de cumplirlo ya se verá porque luego ya se sabe... No parece sólo una tarea para elaborar una enumeración de propósitos, sino también una manera de neutralizar la intensa campaña que desde hace meses desarrolla por los barrios el candidato socialista, Francisco Fernández. «Mi Paco», como le llama cariñosamente Miguel Alejo, también presentará su lista en los próximos días. Nada se sabe aún si con sorpresas o sin ellas. Veremos el grado de renovación.

Zapatos raudos y veloces