jueves 6/5/21
Medio Ambiente

Cinco zonas de la ciudad superan el nivel de contaminación tope marcado por la OMS

Ecologistas en Acción incide en que el cumplimiento de los baremos de NO2 evitaría 50 muertes anuales en León
dl15p6g1

La medición de la contaminación atmosférica en la capital leonesa supera las mediciones oficiales. Al menos cinco zonas de la ciudad rebasan los 40 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2) que establecen las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), asumidas por la normativa europea para proteger a la población como valor límite anual para la protección de la salud humana. El listón de partículas contaminantes, derivadas en su mayoría de los vehículos de combustión interna, lo superan las muestras tomadas en la avenida Padre Isla, a la altura de la estación de Feve, punto de mayor concentración en León, donde se llega a 49; en la rotonda de Pinilla; en el cruce de Independencia y Santa Nonia, junto al antiguo teatro Emperador; en Ramón y Cajal; y en Álvaro López Núñez. Otros dos enclaves más rozan el tope: el Paseo de la Condesa de Sagasta y la plaza de toros, según el informe elaborado por Ecologistas en Acción, que critica que la estación que registra estas partículas, desplazada por la Junta en 2006 desde la glorieta de Pinilla a San Ignacio de Loyola, a escasos 150 metros, «no se ubica en un lugar donde se registran las concentraciones más altas a las que la población puede llegar a verse expuesta, incumpliendo así el primer criterio de macroimplantación que marca la legislación».

El colectivo ecologista insiste en que la Junta debe reubicar las estaciones para medir con exactitud la contaminación atmosférica. Hace 14 años la administración autonómica justificó el traslado de la glorieta de Pinilla a San Ignacio de Loyola, junto al colegio Quevedo, en «el aumento espectacular del tráfico en las inmediaciones», recordaron desde la organización, que abundó en que además «en 2009 se suprimió el medidor de la plaza de toros, también ubicada en una zona urbana con gran densidad de tráfico». Como consecuencia, sentenciaron se han conseguido «valores más bajos de contaminación por NO2, como acreditan las mediciones», registradas entre el 15 y el 28 de febrero de 2021 y entre el 3 y el 23 de noviembre de 2020, ambos periodos afectados por las restricciones de movilidad que han provocado que el tráfico se reduzca.

El análisis de Ecologistas en Acción incide en que León no cuenta con estación específica para la medición de los contaminantes del tráfico, como tan sólo sucede en la comunidad en Valladolid. No se quedan ahí. El medidor del coto escolar se «ve influenciada por el principal eje de tráfico del sur, la LE-30», lo que incumple los «criterios» para los registros de «fondo y ozono».

El informe cita que «el NO2 es un compuesto tóxico para la salud que afecta a la capacidad respiratoria, y tiene efecto directo en personas asmáticas», lo que deriva en que «su exposición a largo plazo provoque la disminución de la función pulmonar, bronquitis y tos». El colectivo se apoya en el «reciente estudio liderado por el Institut de Salut Global de Barcelona (ISGlobal)13, publicado en enero de 2021» y que analiza 1.000 ciudades europeas, detalla que «el número de muertes evitables alcanzando niveles de NO2 por debajo de los que recomienda la OMS» sería en León de 50, de acuerdo a datos de 2015, a los que se sumarían otros 52 por partículas PM 2,5, provenientes también de la combustión, no sólo de vehículos sino también de fábricas y quemas.

Cinco zonas de la ciudad superan el nivel de contaminación tope marcado por la OMS
Comentarios