jueves. 30.06.2022

Del 127 al Ibiza. Seat… 50 años de evolución

Diseño, tecnología y seguridad… cada uno en su época
                      DM21P1F1-20-06-58-0.jpg

Una pareja… de contrastes. En 1972, el 127 marcaría un antes y un después en la oferta de la ‘Sociedad Española de Automóviles de Turismo’: tamaños dispares, ángulos rectos frente a formas curvilíneas, llantas de 13 ‘versus’ 18 pulgadas; cuesta imaginar que el Ibiza descienda del 127, pero este fue el primer exponente del segmento ‘B’ dando paso, por utilidad, a otra forma de utilizar los coches.

Con más de 1,3 millones de unidades en su haber, el 127 abriría ‘caminos’ a un Ibiza que, con cinco generaciones, supera los 6 millones de matriculaciones.

Destinado a un público joven, el 127 estaba disponible en cinco colores e incorporaba, por primera vez, un portón trasero que aumentaba la capacidad de carga; hoy, el Ibiza continúa siendo «el coche de referencia entre las generaciones más jóvenes», apunta Xavier Gomis, ingeniero de I+D en Seat.

                      DM21P1F2-20-07-37-8.jpg
 
                      DM21P1F3-20-08-05-4.jpg
 

Pese a sus reducidas proporciones, merced a su buena utilización del espacio, el 127 podía presumir de un amplio habitáculo que, a su vez, el Ibiza ha mantenido en su filosofía estético-práctica.

El 127 enfatizaba su línea con un ancho parabrisas rectangular (gran visibilidad y luminosidad interior); en el Ibiza, esta ‘conexión’ va más allá, convirtiéndose en un vehículo totalmente conectado (‘Full Link’ y acceso a Internet).

Hasta la llegada del Ibiza, el 127 fue un auténtico ‘best-seller’. Medio siglo después, dos referentes, cada uno en su época, en los catálogos de Seat.

También el 127 supuso, en su época, un auténtico salto en seguridad activa y pasiva: tracción delantera y primer Seat que incorporaba cinturones de tres puntos; aún siendo uno de los coches más fiables en su momento, por condiciones de seguridad rutera, tampoco podría competir hoy con un Ibiza que adopta sofisticadas aplicaciones electrónicas de asistencia a la conducción, que no sólo protegen a sus ocupantes, también a los demás usuarios de la carretera.

Los faros rectangulares del 127, que dejaban atrás las típicas ópticas redondas de sus antecesores, supusieron un avance en iluminación, como actualmente la tecnología ‘Full LED’ del Ibiza, con sus distintivos faros triangulares de ‘nítida’ luz blanca, como también la sofisticada luz ambiental de su habitáculo.

Hace 50 años el 127 comenzó a ‘alumbrar un camino’, que el Ibiza ha hecho suyo; ambos modelos han sabido adaptarse a las necesidades de su época… con prestaciones avanzadas a su segmento de militancia.

Del 127 al Ibiza. Seat… 50 años de evolución
Comentarios