sábado. 25.06.2022

Audi R8 V10. Prestaciones… más placer de conducción

La variante RWD del R8 eleva su potencia hasta los 570 CV
                      DM30P1F1-18-00-35-2.jpg
DM30P1F1-18-00-35-2.jpg

‘Real Wheel Drive’… más potencia. Propulsión trasera derivada del R8 LMS de carreras —como todo deportivo ‘de raza’—, dirección dinámica, estabilizadores CFK, discos de freno cerámicos, asientos ‘bucket’ y un comportamiento dinámico sin fisuras… la encarnación del placer de conducir.

Las versiones básicas de ambos modelos, el R8 V10 Quattro y el R8 V10 RWD con carrocería Coupé y Spyder, se sustituirán por los nuevos modelos ‘Performance’, lo que eleva aún más el posicionamiento de la gama R8 entre los ‘superdeportivos’.

La joya de la corona del nuevo R8 es el V10 FSI atmosférico (inyección directa de gasolina) de 5.2 litros (musicalidad, rapidísima respuesta en aceleración) que, en esta nueva versión RWD ‘Performance’ alcanza los 570 CV (55,7 metros/kilo de par), unidos a la propulsión trasera y al cambio S tronic de 7 velocidades; el diferencial mecánico de deslizamiento limitado optimiza la distribución de par, incluso en delicadas condiciones de adherencia.

                      DM30P1F3-18-01-23-4.jpg

Como en todos los R8, la carrocería es de aluminio —‘Audi Space Frame’—, con grandes elementos en material plástico reforzado con fibra de carbono, lo que se traduce en una contenida ‘romana’ para ambas arquitecturas: 1.590 kilos el Coupé y 1.695 el Spyder.

Consecuencia: el Coupé ‘sprinta’ de cero a cien en 3,7 segundos (3,8 el Spyder).

Tanto la suspensión como la dinámica de conducción y la configuración de los sistemas de control, están específicamente adaptados para la propulsión trasera.

                      DM30P1F2-18-01-13-1.jpg

En el interior, el «Monoposto» se convierte en el elemento más llamativo: un gran arco de pronunciado contorno que, en la zona del conductor, recuerda poderosamente al ‘cockpit’ de un coche de carreras; así, el «Monoposto» rodea la instrumentación virtual, integrando en una carcasa independiente la pantalla de 12,3 pulgadas. El volante de cuero multifunción plus, ofrece dos o cuatro satélites para utilizar el ‘drive select’, arrancar el motor, activar el modo ‘Performance’ y el sonido del motor.

El nuevo R8 V10 RWD se fabrica, artesanalmente, en la casa madre germana de los Cuatro Aros en Neckarsulm (Böllinger Höfe), donde también se produce el LMS GT4 de competición derivado del modelo de serie, con el comparte la mayoría de sus piezas: un millar de empleados especialistas en 40.000 metros cuadrados de instalaciones ‘especiales’.

Audi R8 V10. Prestaciones… más placer de conducción
Comentarios