miércoles 25/5/22
                      DM14P4F1-17-08-32-4.jpg
DM14P4F1-17-08-32-4.jpg

«Accionamiento… eléctrico». Se cumple medio siglo del ‘debut’ del primer BMW eléctrico… en los Juegos Olímpicos de 1972 celebrados en Munich; aquel 1602 ‘Elektro-antrieb (accionamiento eléctrico), en un llamativo color naranja, que puede considerársele como el ancestro de la actual gama «i», también ‘visionario precursor’ frente a la gran crisis petrolera de 1973, aventuraba lo que, cuarenta años después, ha venido en convertirse en el primer i3 firmado por la ‘Bayerische’.

El —entonces— pionero, se construyó sobre la base de los modelos contemporáneos de combustión, conservando una apariencia exterior idéntica… salvo por la ausencia del tubo de escape y, eso también, lo que escondía bajo el capó delantero: una docena de baterías normales de plomo-ácido (12 voltios) desarrolladas por Varta, habitual suministrador del fabricante germano, con un peso aproximado de 350 kilos.

Su motor eléctrico (32 kW / 43 CV), instalado junto al conjunto de baterías, accionaba, como en los modelos de combustión, el árbol de transmisión para generar movimiento a las ruedas traseras.

Aún siendo el primer BMW propulsado eléctricamente, ya contaba cn algunas de las aplicaciones tecnológicas que, poco a poco, se han acabado poniendo de actualidad; ‘botón de muestra’… el sistema frenada regenerativa, habida cuenta que el motor también funcionaba como regenerador, con la posibilidad de devolver ‘algo’ de la energía a las baterías que propiciaban el funcionamiento del coche.

Pues eso, que tampoco hay tanto nuevo… najo el sol: las baterías pesan los suyo, la autonomía aún está ‘así así’, tampoco hay tantos puntos de recarga y, al día de hoy, los coches eléctricos son… ‘tan’ asequibles.

BMW. Nada nuevo… bajo el sol
Comentarios