sábado. 04.02.2023
                      Con la R 32, presentada en 1932, arrancaba la icónica trayectoria motociclista del fabricante germano. BMW
Con la R 32, presentada en 1932, arrancaba la icónica trayectoria motociclista del fabricante germano. BMW

JAVIER FERNÁNDEZ

Para celebrar esos cien años, BMW Motorrad lanza dos joyas del mundillo ‘Heritage’: la R nineT Roadster y la R 18 Cruiser gran bóxer que, en consonancia con el año de fundación, ambos modelos se limitan a 1923 unidades.

El minimalista lenguaje estético de la R nineT, se inspira poderosamente en los cien años de producción motociclista y, sobre todo, en la irrenunciable pasión de BMW Motorrad por el motor ‘bóxer’; un clasicismo roadster que se manifiesta en el depósito compacto y en la erguida posición del asiento, cuyo corazón continúa siendo el bicilíndrico ‘bóxer’ refrigerado por aire/aceite de 109 CV.

Incluso los acabados cromados hacen referencia a la centenaria tradición: cobre, níquel y cromo profusamente utilizado, este último, por los diseñadores a finales de los años 20, en combinación con la pintura.

La R 75/5, con los laterales del depósito y las tapas cromadas, resulta ser también un legendario diseño Motorrad, que recupera aquí este sofisticado juego estético de pintura y cromo; también la R nineT ‘100 Años’ ofrece la opción de las llantas 719 Classic, con aros anodinados en negro, y otros diversos componentes (tapas de culata fresadas, palancas de mano ajustables, reposapiés para el pasajero, luz de giro adaptativa, puños calefactados…).

También el motor ‘bóxer’ (91 CV) e sla pieza central inexcusable de la R 18 ‘100 Años’, convirtiéndose en el mayor cilindrada jamás instalado por BMW Motorrad; mientras el esquema de color, como en la R nineT, es el Classic Chrome (pintura negra con superficies cromadas de alto brillo), además del doble revestimiento blanco; una realización —pintura sobre cromo— que también se utiliza en la cubierta de la rueda trasera, mientras que la cubierta de la rueda delantera y las cubiertas laterales están pintadas en negro, complementadas por el doble forro blanco del guardabarros delantero; para redondear, el opcional asiento 719 viene tapizado en bicolor negro/sangre de zorro, con relieve de diamante.

El negro, color tradicional en la simbología de BMW Motorrad, adorna también el motor, la caja de cambios y la transmisión del eje trasero: ‘Avus Black’; lo denomina la ‘Bayerische’, como honrosa reminiscencia al legendario circuito de carreras berlinés, donde la marca firmó, en su día, grandes éxitos deportivos y donde el monumento a Avus, con su piloto oficial en la época, Ernest Henne, aún lo conmemora actualmente; curiosamente, Berlín-Spandau es la sede productiva —casa madre— del fabricante.

La R 10 ‘100 Años’, se complementa con numerosas piezas cromadas en la opción ‘Chrome’; un recubrimiento galvánico de alta calidad, y durabilidad, que se encuentra en los racores del manillar, palancas de de cambio y freno de pie, abrazaderas y contrapesos del manillar, cilindros maestros y pinzas de freno, tapas del cárter del motor, además de de las tapas de la culata y los embellecedores del colector de admisión.

A la vez que se incluyen silenciadores traseros ‘Akrapovic’ cromados, como también embellecedores de tubo de escape perforados «estilo hélice» para el emblema de la marca; mientras se garantizan la seguridad y el confort mediante el ‘Headlight Pro’ —luz de giro adaptativa—, el asistente de marcha atrás, el control de crucero electrónico y los manillares calefactados. El equipamiento opcional propone elementos como la alarma antirrobo, estribos para el pasajero, control de arranque en pendiente, tapón con cerradura para el depósito de combustible y reducción de potencia.

En suma… icónico diseño e inconfundible motor ‘bóxer’, sentido homenaje a la tradicional historia motorística de BMW.

BMW nineT. Refinado… envoltorio
Comentarios